International Comunista

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filtrar por categorías
Artículos
Declaraciones
Documentos
Nuevo Brasil
sin categoría

AND Editorial – Cortina de Humo

Editorial – Cortina de Humo


La denuncia publicada en “O Estado de São Paulo” provocó una enorme fanfarria la semana pasada, según la cual el ministro de Defensa, Walter Braga Netto, habría amenazado al presidente de la Cámara, si no guiaba al PEC del voto impreso. Según ese diario, los militares dijeron, a través de un interlocutor, que “sin voto impreso no habrá elecciones en 2022”.

De inmediato, hay que hacer dos reservas: primero, demócratas y revolucionarios no pueden tomar como verdad absoluta ni una sola línea que salga de los monopolios de prensa, los líderes de las clases dominantes o sus voceros oficiales y extraoficiales. Más aún, en un escenario de crisis y división muy profunda, en el que las deserciones y maniobras de distracción cobran protagonismo en el campo enemigo, absorbidas por una feroz lucha interna.

En segundo lugar, y más importante, si tal declaración se dio en esos términos -y todo indica que sí, fue la amenaza de un hecho, de tal manera que hasta el oficial general de la reserva Santos Cruz, hoy un acérrimo anti- Bolsonarista, haber estado indignado con tal “politización del cuartel”, indignación que no habría expuesto si no hubiera sabido, de fuentes fidedignas, que el disparate de Braga Netto era en realidad un hecho concreto, no es más contundente que aquellos que han salido a la luz, mediante auto que presentó la acusación contra Pazuello (por haber participado en un mitin político, lo cual está prohibido por ley) e impuso un secreto centenario a sus procesos internos. Por no hablar de la Nota firmada por el mismo Ministro y por los comandantes de las Fuerzas Armadas el 7 de julio, reprendiendo duramente un tímido discurso del presidente del CPI, Omar Aziz.

Lo concreto es que, el mismo día que los monopolios de la prensa filtraron esta amenaza del ministro de Defensa, Bolsonaro dividió al gobierno de una vez por todas, elevando a Ciro Nogueira al cargo de ministro. ¿Por qué alguien en condiciones de dar un golpe de Estado haría tal maniobra, para salvar el mandato – y la libertad – a costa de una gran desmoralización ante su propia base? ¿No es, por casualidad, el caso claro de un gobierno débil, que se ve obligado a mantenerse a costa de grandes sobornos mientras espera y trabaja por nuevas condiciones, de caos, que le permitan arrastrar a los generales? ¿No es la supuesta amenaza de Braga Netto, como la anterior publicada en una nota conjunta de los comandos de las tres fuerzas, un intento de coaccionar “a quien le importe” para que no apunte al CPI contra las Fuerzas Armadas? Y más: ¿no sería una posición que les permita cuestionar el resultado de las próximas elecciones, si la marcha de los acontecimientos los obliga a faltarles el respeto? ¿No fue esta supuesta amenaza la misma que declaró el entonces Comandante del Ejército, General Villas-Bôas, en vísperas de las elecciones de 2018, cuando ocurrió el incidente de la puñalada en Bolsonaro, cuando dijo que “el próximo gobierno” asumir “sin legitimidad”?

Al final, tanto la nota del 7 como el supuesto mensaje de Netto son menos una defensa de Bolsonaro que de las propias Fuerzas Armadas como una corporación intocable (casi una casta), columna vertebral del viejo Estado reaccionario. Esto se debe a que su naturaleza genocida y corrupta se vuelve cada vez más abierta; no solo su complicidad, sino también su protagonismo en la masacre de más de 550.000 brasileños en poco más de un año, además de los beneficios acumulados por los generales, que generan descontento entre los propios militares. Solo en julio, los Tres Chiflados (Heleno, Ramos y Braga Netto) acumularon salarios superiores a los 100.000 reales. Son estos privilegios indecentes y el manto de silencio sobre sus crímenes seculares los que defienden los gorilas. De hecho, el gobierno militar es un hecho, está ahí, abierto de par en par para quien quiera verlo, instalado a pesar de las elecciones, y hasta legitimado por ellas, una situación ideal para el desenlace del golpe. Esto es lo que AND viene diciendo desde 2017.

El oportunismo, como parte del viejo orden, aprovecha esta cortina de humo para convertir el legítimo espíritu del descontento popular en dóciles marchas por la “legalidad”, e incluso en defensa, como ve, de las máquinas de votación electrónica, sin duda más vulnerables a la manipulación externa que billetes de papel. En cualquier caso, el mecanismo en sí no importa: no hay una auténtica democracia fundada en el latifundio, la gran burguesía y el imperialismo. Bajo el talón de estos monopolios, las elecciones no pueden ser más que una farsa. Por cierto, una de las voces que se hizo eco de la declaración de Braga Netto fue la del embajador yanqui Todd Chapman, para quien “el compromiso con la democracia debe verse como innegociable” y “el cáncer de Brasil no es el golpe, sino la corrupción”, citando solo casos practicados por los gobiernos del PT. Como puede verse, la democracia brasileña, para él, es parte de su negocio. Esto no significa que no apoyen el golpe militar en curso, siempre y cuando se presente, de manera mínimamente convincente, como portavoz de la democracia, incluso si conduce a otro régimen, y mientras sirva a sus planes para América Latina.

Aquí, es necesaria una salvedad histórica. No es bajo ninguna circunstancia que pueden ganar los cuartos, y más concretamente aquellos en los que pueden situarse; ni dependen de la mera voluntad, ni siquiera de la convicción, de unos pocos tontos. Más de una vez, la vida política nacional registró movimientos golpistas de este tipo siendo derrotados por sus propios pares, lo que hizo parecer a muchos que había un lado “progresista” en las Fuerzas Armadas, cuando tal arbitraje, en realidad, era solo una expresión de la tutela de éstos sobre nuestra república bananera en su conjunto. Después de cada intento fallido de golpe, sus líderes fueron amnistiados – un estándar totalmente diferente al aplicado contra los levantamientos populares y revolucionarios – y el poder de los generales “legalistas” se fortaleció tremendamente. Esto sucedió muchas veces, como después del levantamiento integralista de 1938, en la “Novembrada” de 1955, en los episodios de renuncia de Jânio en 1961, en la derrotada amenaza de “reapertura” hecha por el general Sylvio Frota en 1977. En el escenario actual , caso Si la extrema derecha Narista de Bolsillo se apresura a intentar consumar el golpe de Estado, para evitar la derrota y la eventual detención de su líder, lo más probable es que se produzca un desenlace de este tipo.

¿Significa esto que no hay posibilidad de instalar un régimen militar enorme? No. Mientras exista un orden basado en la opresión de la inmensa mayoría de los trabajadores por una minúscula minoría de terratenientes y rentistas, esa posibilidad siempre existirá. Basta que la crisis lleve a un creciente desorden para que esta generalidad anticomunista y filial norteamericana vea en el régimen militar la única forma de mantener la unidad de las Fuerzas Armadas y de llevar a cabo las tres tareas reaccionarias de salvar el sistema. de explotación y opresión amenazadas con el colapso. Basta que el pueblo brasileño se levante contra esta tiranía secular, más aún, si esto es parte de una estrategia y no una mera explosión aislada de revuelta, la reacción no dudará en usar todas sus armas para ahogar en sangre a los rebelados. Esta “línea roja” es la generalización de lo que la milicia llama “desorden social” y “anomia”, y nosotros llamamos la profundización de la situación revolucionaria. Pero incluso esta salida extrema no prescindirá de los demagogos de turno y los políticos oportunistas, que primero intentarán hacer que las masas se rindan, en nombre de la defensa de la “legalidad”. Que no es más que la paz de los cementerios.

Por tanto, no es en defensa de las elecciones que debemos alzar la voz, ni de esta vieja y falsa democracia. La defensa de la “democracia” oligárquico-terrateniente -de hecho, una dictadura sangrienta sobre las masas- es incapaz de mover a la inmensa mayoría, hecho comprobado por el vaciamiento de las protestas del último día 24. Los trabajadores, campesinos e intelectuales deben manifestarse enérgica y radicalmente en defensa de las libertades democráticas, siempre amenazadas – cuando no reprimidas – en la vigencia de este viejo orden. Libertades democráticas que solo pueden garantizarse plenamente en un nuevo régimen, de Democracia Popular o Nueva Democracia. Esto no está amenazado, ya que está por venir. Y vendrá.