International Comunista

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filtrar por categorías
Artículos
Declaraciones
Documentos
Nuevo Brasil
sin categoría

AND Editorial semanal – Política de hambre

 26 DE OCTUBRE DE 2021

Redacción AND

 

 

Editorial semanal – Política de hambre

 

Una población hambrienta rodea un camión de basura con bolsas para recoger restos de comida de un supermercado en Pernambuco. Foto: Reproducción

 

La propuesta de Bolsonaro y los generales de Planalto, que pretende elevar el valor de la llamada “Ayuda Brasil” a R $ 400 para fines de 2022, sirvió para demostrar lo que siempre hemos señalado: en la disputa entre los “ humanistas del tiempo ”-cuyos portavoces son los editorialistas de los monopolios de la prensa, apoyados por los oportunistas- y la extrema derecha golpista descaradamente, no hay ni un rayo de genuino interés popular involucrado. Es una disputa en el campo de la reacción, sobre cuál es la forma más efectiva de mantener a las masas populares fuera del proceso político.

 

Está claro que la maniobra de Bolsonaro, que está derribando el infame techo de gasto aprobado por Michel Temer, tiene un evidente carácter electoral. De todos modos, lo nuevo, en el caso de una democracia oligárquica como la que tenemos, en la que, al final, el MMA está más que consagrado a hacerse con un pedazo del poder estatal, sin el cual los intereses parroquiales seculares de los “jefes políticos”. no puede prosperar? Tales “programas sociales” siempre han sido esto: una migaja minúscula del presupuesto arrojada a los pobres para mantenerlos bajo control policial y electoral, cuando en realidad la gran cantidad de dinero que generan las propias masas trabajadoras se destina a los magnates que controlan el aparato estatal. En resumen, son programas para que las masas no luchen y para que voten, con el estómago. Recordemos, por ejemplo, la reelección de Lula y, sobre todo, las dos elecciones de Dilma, cuando se chantajeó a los beneficiarios que si no votaban por sus “padrinos” se recortaba el programa. Estos son los términos de esta maquinaria electoral que siempre ha estado engrasada en Brasil por la miseria y la vergüenza de porciones gigantescas de su población.

La prueba de que dichos programas no llegan al menos a las estructuras económicas y sociales que generan las inequidades es, en primer lugar, su perpetuación en el tiempo y, en segundo lugar, el hecho de que han sido aplicados continuamente por FHC, Lula, Dilma, Michel Temer y Bolsonaro. , es decir, por representantes de casi todo el espectro político oficial. De hecho, la única diferencia sustancial radica en el hecho de que el capitán de extrema derecha ha pagado más que cualquiera de sus oponentes: solo la cantidad desembolsada por la Unión como “ayuda de emergencia” en 2020 – aprobada por el Congreso, es cierta – fue equivalente a diez años de Bolsa Família. El gran “conflicto” propuesto hasta ahora por Luiz Inácio es oponerse a los R $ 400 del gobierno (que equivale al 36% del salario mínimo de hambre de R $ 1.100), la demanda de R $ 600 (que equivaldría a 54 % solo del mismo hambre mínima).

 

Sí, la situación de las masas populares en Brasil en 2021 es tal que las posibilidades de reelección de un candidato aumentan sustancialmente por el hecho de que promete pagar a los trabajadores en situación de pobreza un tercio del salario mínimo actual.

 

Pero incluso estas migajas suenan inaceptables para los “analistas económicos” almidonados, los lacayos asalariados del capital financiero, que los contratan no para sacar conclusiones científicas sino para envolver en una verborrea confusa los paradigmas del capitalismo salvaje que predican como defensores de una religión. La llamada “responsabilidad fiscal” debe estar por encima, por ejemplo, de la necesidad que tienen millones de brasileños de alimentarse; así como la “política de precios flotantes” debe determinar que el combustible se mantenga a la par del dólar, incluso a costa de empujar a partes de nuestra población a usar leña para cocinar oa miles de camioneros a la horrible condición de pagar para trabajar. Esos mismos chicago-boys -que, de hecho, apoyaron masivamente el ascenso de Bolsonaro- repitieron durante años que las “reformas” sindicales, laborales y de seguridad social serían capaces de impulsar la economía podrida del capitalismo burocrático como nunca antes, y ahora qué. ¿lo ves? El país salió de este choque “neoliberal” en un violento retroceso. Es curioso registrar que uno de los pontifices económicos nacionales, incluso considerado “progresista” por sectores de la izquierda oportunista, Delfim Neto, el ministro de Hacienda más longevo del régimen militar y uno de los signatarios del AI-5, declaró en una entrevista reciente que volvería a firmar con la infame agencia. No hay nada más sintomático de cómo piensan estas personas: el papel de los economistas llamados “ortodoxos” es simplemente hacer los cálculos, independientemente de si los equilibrios que afirman solo pueden obtenerse mediante los métodos “poco ortodoxos” que se practican en los sótanos.

 

En cualquier caso, persisten las causas del hambre y la debacle económica; son estructurales e incurables en el marco del actual orden económico-político de dominación. Los latifundios exportadores de monocultivos, los monopolios burocráticos brasileños y los imperialistas extranjeros instalados en el país reclamando todo tipo de beneficios y exenciones tributarias, la rapacidad del imperialismo, que drena no solo gran parte del capital acumulado aquí, sino también los naturales y minerales. riqueza de nuestro suelo y subsuelo – en un modelo casi típicamente colonial -, estos son los factores de nuestras múltiples miserias, económicas, políticas e ideológicas. Ponerles fin será tarea de las nuevas generaciones. El principio de su fin es la firme conciencia de los oprimidos de que es necesario romper, radical y consecuentemente, con las soluciones negociadas y el tráfico periódico de ilusiones.