International Comunista

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filtrar por categorías
Artículos
Declaraciones
Documentos
Nuevo Brasil
sin categoría

Grupo Comunista (Maoísta): Conmemorar el Centenario de la Fundación del Partido Comunista de China

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

 

 

 

Grupo Comunista (Maoísta):

 

Conmemorar el Centenario de la Fundación del Partido Comunista de China

 

 

Introducción

 

El 23 de julio de este año marca el centenario del I Congreso del Partido Comunista de China (PCCh). En este hito histórico nació nuestro gran Partido Comunista de China que iría a dirigir y dirigió en China la Revolución de Nueva Democracia y la Revolución Socialista, el excepcional heroico combatiente proletario al mando del Presidente Mao. Bajo la jefatura de Presidente Mao, los comunistas chinos completaron grandes tareas una por una, dejando experiencia y frutos preciosas para el Movimiento Comunista Internacional (MCI). El Partido Comunista de China, en luchas contra enemigos internos y externos, fundió el marxismo-leninismo con la realidad concreta de la revolución china, estableciendo el pensamiento Mao Zedong. Más tarde, el Partido Comunista de Perú (PCP) y Presidente Gonzalo sintetizó y elevó las contribuciones universales del pensamiento Mao Zedong a la etapa más alta de la ideología del proletariado – el marxismo-leninism-maoísmo.

 

Establecimiento del Partido Comunista – Fundación de la República (1919-1949)

 

China, a principios del siglo XX, se ha convertido en un país semicolonial y semifeudal. En el campo, existían relaciones de producción bajo la antigua economía feudal, que encadenaba al campesinado y lo dejaba bajo la constante explotación de los terratenientes y la nobleza. En las ciudades, la burguesía burócrata compradora actuó como agente del imperialismo, explotando brutalmente al proletariado recién nacido, a la pequeña burguesía y oprimiendo a la burguesía nacional. Los terratenientes y compradores mantuvieron sus intereses a través de todo tipo de señores de la guerra que en realidad han establecido sus regímenes separatistas.

 

Antes de que nuestro Partido entrara en la etapa de la historia, el pueblo chino ha vivido largas y heroicas luchas contra el feudalismo y el imperialismo, pero estas luchas finalmente fracasaron. La vieja revolución democrática dirigida por la burguesía ha fracasado, ya que la burguesía en las semicolonias ya no tenía fuerzas para llevar a cabo la revolución democrático burguesa antifeudal en la era del imperialismo. En estas circunstancias, la tarea de dirigir una revolución antiimperialista y antifeudal recayó sobre los hombros del naciente proletariado. Con la invasión del capital extranjero y el desarrollo del capital nacional, el proletariado industrial en China ha alcanzado más de 200 millones en 1919 y ha madurado hasta convertirse en la clase más revolucionaria bajo los tres tipos de explotación: del imperialismo, del feudalismo y del capitalismo burocrático. Además, la mayoría de los proletarios industriales solían ser campesinos, lo que les hacía poseer conexiones naturales con el amplio campesinado y proporcionaba facilidades para la alianza obrero-campesina.

 

Estos factores, junto con la influencia de la Gran Revolución de Octubre en Rusia, crearon las condiciones para la constitución de la vanguardia del proletariado chino. De 1919 a 1920, los Grupos Comunistas se establecieron en todas las principales ciudades del país. El Presidente Mao dirigió la lucha antiimperialista antifeudal del pueblo de Hunan, difundiendo el marxismo-leninismo con el viento del este de la Revolución de Octubre. Las condiciones para establecer el partido del proletariado estaban maduras.

 

En julio de 1921, revolucionarios de todo el país iniciaron el I Congreso del Partido Comunista de China. Mediante discusiones, el Congreso estableció la forma del partido, ratificó la Constitución del Partido y eligió sus órganos dirigentes. Nace nuestro gran Partido. Sin embargo, el PCCh recién fundado era todavía jóven, con el proletariado, el semiproletariado, la pequeña burguesía y la burguesía nacional todos con sus representantes dentro del Partido, que gradualmente formaba dos líneas opuestas del proletariado y la burguesía. Por eso, siempre han existido luchas de dos líneas dentro del Partido.

 

En la huelga de mineros de Anyuan de 1922, Liu Shaoqi predicó “huelgas pacíficas” y exigió a los trabajadores que se comprometieran con las autoridades. En 1924, el PCCh y el Kuomintang establecieron un frente único con un programa antiimperialista antifeudal, ya que muchos movimientos populares liderados por el partido estallaron durante este período, incluyendo la Huelga Cantón-Hong Kong y el Movimiento 30 de Mayo; el Partido se ha fortalecido mucho. Sin embargo, después de 1925, el ala derecha del Kuomintang que representaba a los terratenientes y la gran burguesía comenzó a competir por la dirección del frente único con el PCCh. En este período, la línea oportunista de derecha encabezada por Chen Duxiu entregó las armas, renunció a la posición de dirigir, se comprometió unilateralmente y se rindió con el Kuomintang, lo que dio como resultado la usurpación de la dirección del frente único por parte de la derecha del Kuomintang, que en 1927 masacró sangrientamente a comunistas, obreros y campesinos progresistas (golpe contrarrevolucionario del 12 de abril de 1927).

 

Con la quiebra de la línea oportunista de derecha de Chen Duxiu con el golpe del 12 de abril, las líneas oportunistas de “izquierda” de Qu Qiubai y más tarde Li Lisan emergieron dentro del Partido. Qu y Li ignoraron el carácter de la revolución de nueva democracia en China en ese momento y clasificaron a la burguesía nacional y la pequeña burguesía como enemigos. Al mismo tiempo, ignoraron el reflujo temporal de la revolución creada por el golpe del 12 de abril y pensaron que el Partido debía iniciar una ofensiva estratégica y conquistar las grandes ciudades con insurrecciones armadas y cercos. Bajo la influencia de estas dos líneas de “izquierda”, el partido emprendió muchas acciones aventureras que resultaron en pérdidas considerables para las organizaciones del Partido y las bases de apoyo en el área gobernada por el Kuomintang. Después de la quiebra de la línea Li Lisan, la “izquierda” Línea Wang Ming y la Línea Luo Zhanglong que conspiraron para dividir el Partido aparecieron en el Partido. Bajo la influencia de estas líneas, el Partido perdió muchos camaradas, bases y organismos detrás de las líneas enemigas.

 

La línea revolucionaria liderada por el Presidente Mao libró luchas implacables contra las líneas desviacionistas de “izquierda” y derecha. Desde la fundación del Partido, ha habido debates sobre la cuestión de la línea del Partido durante la revolución democrática: existía la Tendencia Chen Duxiu de negar la dirección del proletariado y seguir a la burguesía, así como la Tendencia Zhang Guotao que niega la alianza obrero-campesina que niega aún más la dirección del proletariado. Para responder a este debate, el Presidente Mao fue el autor de Análisis de Clases en la Sociedad China en 1926, donde analizó la situación de cada clase en China y qué tipo de línea debería tomar el Partido con el método de análisis de clase. Después de la quiebra de la línea Chen Duxiu, el Presidente Mao utilizó las actividades concretas en la Base de Apoyo de Jinggang para refutar la teoría de centrar en la ciudad, la expropiación del capital nacional y otras posiciones erróneas planteadas por Qu Qiubai y Li Lisan. Durante la lucha contra el cerco de Chiang Kai-shek, la Línea Wang Ming usurpó la dirección del Partido, lo que llevó a las fuerzas revolucionarias en las zonas rojas y blancas a sufrir grandes pérdidas y obligó al Ejército Rojo a comenzar la Gran Marcha y reubicar las bases de apoyo.

 

Más de diez años de luchas constantes contra línea contrarias educaron al Partido y dieron a muchos camaradas un grado de comprensión de todas las líneas burguesas “izquierdistas” y derechistas. En la Conferencia de Zunyi de enero de 1935, el Partido repudió la línea errónea de Wang Ming y afirmó la línea del Presidente Mao, estableciendo la posición dirigente del Presidente Mao. Con más de diez años de lucha, el Partido estableció por primera vez la línea marxista-leninista, marcando su afirmación de la línea revolucionaria correcta. Sin embargo, el Partido enfrentará ofensivas más feroces de enemigos internos y externos en el futuro.

 

Después de la Conferencia de Zunyi, el Comité Central del Partido se trasladó a Shaanxi y Gansu, al mismo tiempo aplastó la conspiración de Zhang Guotao para dividir el Partido con el Ejército. Tras la profundización de la invasión del imperialismo japonés a China, el Partido elevó la posición de “detener la guerra civil y unirse contra Japón”, con la esperanza de construir el nuevo frente único antijaponés. El frente único provocó nuevos debates dentro del Partido. Tras el repudio de la Línea Wang Ming, apareció el cerramiento de “todo lucha y no unidad”, que proponía luchar contra la invasión del imperialismo japonés a China por separado sin la alianza. El Presidente Mao refutó esta tendencia y subrayó que la tarea del Partido durante la actual etapa de la revolución de nueva democracia era antiimperialista, antifeudal y que es posible construir un amplio frente único sobre esta base. Mientras combatía esta tendencia, el Presidente Mao también propuso que el Partido advirtiera contra la posible tendencia derechista a abandonar la posición dirigente del Partido en el frente único. Como dijo el Presidente Mao, después de que el PCCh obligó a Chiang Kai-shek a detener la guerra civil y formar el frente único, individuos como Wang Ming y Liu Shaoqi salieron nuevamente y predicaron por la formación de un solo gobierno en toda China, tratando de hacer que el Partido abandone el control de la dirección y el ejército y se convierta en la cola de la burguesía burocrática.

 

Durante el período de la Guerra de Resistencia contra Japón, el Presidente Mao, en la lucha contra las líneas erróneas, desarrolló la línea militar del proletariado (la guerra popular). El Presidente Mao refutó la idea de Peng Dehuai de convertir al ejército popular en un auxiliar del ejército del Kuomintang, así como la idea de Lin Biao de tratar al ejército popular como una fuerza de combate exclusivamente militar, propuso que el ejército dirigido por el Partido debería asumir el deber tanto de luchar como de movilizar a las masas, siendo estas últimas las primordiales. En “Sobre la Guerra Prolongada”, el Presidente Mao analizó la realidad social de China y Japón, señaló que el teatro chino será una guerra prolongada y repudió la tendencia de la teoría de la victoria rápida dentro del Partido y la teoría de la subyugación nacional de algunos en China. Expresó que esta guerra prolongada tendrá tres etapas: defensiva estratégica, equilibrio estratégico y ofensiva estratégica. Además, el Presidente Mao señaló que “el ejército y el pueblo son la base de la victoria”, que la victoria solo es posible movilizando a las amplias masas populares. Políticamente, la lucha interna contra la tendencia de marchar a la cola de Wang Ming, Liu Shaoqi, etc .; externamente también se libraron muchas luchas contra el burgués comprador de Chiang Kai-shek que quería hacer las paces con el imperialismo japonés. También nuestro Partido se fortaleció en el proceso de estas luchas.

 

Para que todo el Partido reconociera más profundamente la lucha de dos líneas dentro del Partido, el Presidente Mao escribió dos artículos, Sobre la Práctica y Sobre la Contradicción, en 1937, y con ellos sintetizó precisamente la lucha de línea dentro del Partido: “Si no hubiera contradicciones en el Partido y sin luchas ideológicas para resolverlos, la vida del Partido llegaría a su fin “. En 1939, el Presidente Mao resumió la experiencia de dieciocho años del Partido, propuso “frente único, lucha armada, construcción del Partido, son tres armas mágicas del PCCh en la revolución china para derrotar al enemigo …”. El Partido Comunista del Perú y el Presidente Gonzalo dieron un paso más en las “tres armas mágicas” resumidas por el Presidente Mao, proponiendo la Teoría de la Construcción Concéntrica de los tres instrumentos de la revolución, que “El Partido es el eje de todo, dirige omnímodamente los tres instrumentos, su propia construcción, absolutamente al ejército y al nuevo Estado como dictadura conjunta apuntando a la dictadura del proletariado”. En 1940, el Presidente Mao escribió Sobre la Nueva Democracia, exponiendo sistemáticamente sobre la línea del Partido proletario en los países semicoloniales en la era del imperialismo, así como el programa de la Nueva Democracia. En 1941, el Partido inició el Movimiento de Rectificación, estableció el papel principal de la ideología proletaria en la política, el arte y la cultura. En este período, el Presidente Mao también fue autor de documentos como Rectificar el Estilo de Trabajo del Partido, Charlas en el Foro de Yenán sobre Literatura y Arte, que hicieron grandes contribuciones para el Partido en las luchas ideológicas dentro del Partido. Bajo la jefatura del Presidente Mao, el Partido persistió en la línea correcta en la línea de lucha contra las líneas internas de “izquierda” y derecha, sentando las bases para la victoria de la revolución de nueva democracia.

 

Además, después de la victoria de la Guerra de Resistencia contra Japón, el Partido luchó contra la línea derechista de Liu Shaoqi en la formación del gobierno de coalición con el Kuomintang y su posterior línea “izquierdista” en la reforma agraria en las áreas liberadas. Después de que la Guerra de Liberación entrara en la etapa de Ofensiva Estratégica, el Presidente Mao también refutó la línea militar burguesa de Lin Biao. Finalmente, bajo la jefatura de la línea correcta del Presidente Mao, el Partido alcanzó la victoria en la Guerra de Liberación y proclamó la fundación de la Nueva China en octubre de 1949.

 

Transformación socialista: Gran Revolución Cultural Proletaria

 

Después de la fundación de la Nueva China en 1949, China entró en el período histórico de la revolución socialista. En este período, la principal contradicción en la sociedad china ha pasado de ser la contradicción entre las amplias masas populares con el imperialismo y el feudalismo a la contradicción entre el proletariado y la burguesía, la principal tarea del Partido Comunista de China al frente del pueblo chino ha cambiado, desde derrocar las tres montañas hasta llevar a cabo la revolución socialista y la transformación socialista en China. Con el triunfo general de la transformación socialista de la propiedad de los medios de producción en 1956 y el triunfo de la Campaña contra el Derechismo en 1957, la burguesía al margen del Partido ha dejado de ser una gran amenaza, ya que la mayor parte de la burguesía se desplazó desde fuera del Partido hacia dentro del Partido.

 

El pueblo chino enfrentó amenazas militares del imperialismo estadounidense poco después del establecimiento de la República Popular China. En 1950, Estados Unidos ordenó a Corea del Sur que atacara a Corea del Norte y manipuló al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para autorizar su intervención militar en la guerra un mes después, mientras expresaba públicamente su deseo de invadir China.

 

Luego de la fundación de Nueva China, con el esfuerzo del pueblo en todo el país, su economía comenzó a mejorar, llegó la oportunidad de transformar la industria y el comercio. En 1950, se estableció la posición dirigente de la economía estatal, la industria y el comercio privados se incorporaron al camino de la transformación socialista en nuestro país. En 1951, para apoyar el esfuerzo de la Guerra para Resistir a Estados Unidos y Apoyar a Corea, nuestro Partido hizo un llamado a “aumentar la producción, practicar una economía estricta”. Con el desarrollo de esta campaña, el signo del ataque de la burguesía al proletariado comenzó a revelarse.

 

En noviembre de 1951, en la III Conferencia del Partido en la provincia de Hebei, fue expuesto el incidente en el que ex-responsables del Comité Regional de Tianjin, Liu Qingshan y Zhang Zishun, quienes fueron corroídos por “proyectiles almibarados ” de la burguesía y violaron severamente las leyes y regulaciones. Liu y Zhang habían desfalcado y robado masivamente propiedades estatales para satisfacer sus estilos de vida extremadamente corruptos. Este incidente reflejó la severidad de la corrupción y corrosión del proletariado por parte de la burguesía. La burguesía conquistó a muchos miembros del personal de los viejos aparatos que se les permitió seguir trabajando y usó “proyectiles almibarados” para atacar a quienes tenían una determinación débil dentro de las filas de los revolucionarios, convirtiéndolos en la nueva burguesía, saboteando la causa socialista con esta gente causando severa malversación, despilfarro y tendencias burocráticas. La burguesía también se acercó a los aparatos económicos de todo el país: en lugares como Tianjin y Shanghai, el porcentaje de impuestos a las ventas evadidos alcanzó el 87% y el 99%. Robaron masivamente la propiedad estatal, utilizando métodos como proporcionar productos inferiores en lugar de lo bueno, productos falsos en lugar de lo real y reportando gastos menores como gastos más altos para robar una gran cantidad de ganancias. Robaron masivamente la inteligencia económica del estado, se dedicaron a la especulación y al lucro, incluso vendiendo inteligencia económica del estado al imperialismo. Con el fin de obtener grandes ganancias, recortaron los materiales para la guerra para resistir a los EE. UU. y Apoyar a Corea, suministrando alimentos malogrados y material médico contaminado al Ejército Voluntario, lo que provocó pérdidas masivas no relacionadas con el combate para nuestros combatientes. En diciembre de 1951, el Presidente Mao dirigió oportunamente el lanzamiento de la campaña “Tres anti” de anticorrupción, anti-desperdicio y anti-burocracia (Tres-anti); contra los “cinco venenos” del soborno burgués, el robo de la propiedad estatal, la evasión de impuestos, el engaño a los contratos gubernamentales y el robo de inteligencia económica estatal, luchando contra la burguesía (Cinco-anti). Nuestro Partido movilizó a la clase obrera para lanzar una ofensiva violenta contra la burguesía dentro y fuera del Partido, en junio de 1952, después de una intensa lucha de alrededor de medio año, logrando una gran victoria. A través de esta lucha se eleva mucho la conciencia de clase y socialista de la clase obrera y de las amplias masas revolucionarias, se fortaleció la dictadura del proletariado y se consolidó la posición dirigente de la economía estatal, sentando bases sólidas para la transformación socialista en el terreno del sistema de propiedad de los medios de producción.

 

Sin embargo, en la reforma agraria en el campo, Liu Shaoqi y su camarilla llamaron a un gran desarrollo de la economía del campesinado rico en el noreste y norte de China, en contra de la campaña de ayuda mutua y cooperación. Propuso “granjeros con tres caballos, un arado y un remolque”, gritando que el trabajo asalariado debería “dejarse solo”, “también es bueno tener más campesinos ricos”, diciendo “está bien si hay diez mil campesinos ricos miembros del partido en el noreste ”. Criticó la idea de intentar establecer cooperativas de grupos de ayuda mutua en el norte de China a espaldas del Comité Central, predicando la falacia de “primero mecanización, luego la cooperación” en todas partes: “solo con la nacionalización de la industria se pueden abastecer a los campesinos de una gran cantidad de maquinaria, solo así será posible la nacionalización de la tierra y la colectivización de la agricultura ”, haciendo todo lo posible contra el campesinado para debilitar el camino de la cooperación.

 

En noviembre de 1951, en el simposium de estudios del comité nacional de la CC. del PCCh, Liu Shaoqi resumió su “teoría” y sus métodos en un solo lema: “luchar por la consolidación del sistema de nueva democracia”, lanzando oficialmente su programa reaccionario de “consolidación del orden de nueva democracia ”. Predicó: “asegurar la propiedad privada” en todas partes, pidió “las cuatro libertades” (libertad de venta y alquiler de tierras, libertad de usura, libertad de empleo y libertad de comercio). El llamado a “consolidar el orden de nueva democracia” es “consolidar” y desarrollar las fuerzas capitalistas, es hacer cualquier cosa menos hacer la revolución socialista, es recorrer el camino del capitalismo. Como “asegurar la propiedad privada” y las “cuatro libertades” son consignas que representan el interés de la burguesía y los campesinos ricos, su objetivo es cubrir el desarrollo del capitalismo en las ciudades y el campo y hacer que China camine por el camino del capitalismo. Negaron completamente la contradicción fundamental entre la economía capitalista y socialista, balbuceando que la base económica en el período de transición es “integral”, “incluye tanto las partes económicas socialistas como las partes económicas capitalistas”, las dos “pueden desarrollarse en conexión entre sí de manera equilibrada ”, la superestructura socialista necesita servir a la“ base económica entera ”, incluida la economía capitalista, en un vano intento de realizar una colaboración de clases integral y llevar a cabo la capitulación de clase de la base económica a la superestructura.

 

En junio de 1953, el Presidente Mao refutó directamente el programa reaccionario de “consolidación del orden de nueva democracia” en una reunión del politburó del CC, señalando que esta propuesta es perjudicial. “El período de transición está lleno de contradicciones y luchas. Nuestra lucha revolucionaria ahora es incluso más intensa que la lucha armada revolucionaria del pasado. Esta es una revolución para enterrar completamente el sistema capitalista y todos los sistemas de explotación. La idea de ‘consolidar el orden de nueva democracia’ no está de acuerdo con la condición concreta de la lucha, está obstaculizando el desarrollo de la causa socialista ”. El Presidente Mao Zedong señaló que la esencia de la línea general del Partido en el período de transición es hacer que el sistema socialista de propiedad de los medios de producción, que es la propiedad socialista de todo el pueblo y la propiedad colectiva de las masas trabajadoras, sea la única base económica de nuestro país. Este es un paso importante en la consolidación de la dictadura del proletariado. La ratificación de la línea general del Partido en el período de transición anunció la completa quiebra de la “consolidación del orden de nueva democracia” de Liu Shaoqi.

 

En 1953 ha finalizado principalmente la etapa de recuperación económica de nuestro país. Todo el país, bajo la guía de la línea general del Partido en el período de transición, comenzó a desarrollar el Primer Plan Quinquenal para desarrollar la economía nacional y luchar por construir nuestro país como un gran país socialista. Sin embargo, la camarilla representada por los burgueses dentro del Partido, Gao Gang y Rao Shushi, iniciaron actividades faccionales dentro del Partido, tratando de consolidar sus propias fuerzas en nombre de criticar la línea equivocada de Liu Shaoqi, predicando sobre “la base roja del Partido” y “ la base blanca del Partido”, comunicándose en secreto con elementos como Lin Biao y Peng Dehuai, intentaron derrocar al Comité Central. El Presidente Mao, en la conferencia del politburó de 1953, planteó la sugerencia de fortalecer la unidad del Partido, redactó la Resolución sobre el Fortalecimiento de la Unidad del Partido y aplastó el complot de la alianza antipartida Gao Gang-Rao Shushi. El Partido también dio a los implicados oportunidades para rectificar errores, pero Gao Gang y Rao Shushi persistieron con el punto de vista reaccionario y sin intención de cambiar. Rao Shushi incluso terminó su vida con el suicidio, lo que significa su traición final al Partido.

 

En 1958, el Presidente Mao lanzó la Campaña del Gran Salto Adelante y la Campaña de la Comuna Popular. Además de las fuerzas de producción en rápido aumento, el Gran Salto Adelante también planteó la tarea de acabar con la ideología de los derechos burgueses. La burguesía dentro del Partido boicoteó el Gran Salto Adelante: la camarilla de Liu Shaoqi arruinó el Gran Salto Adelante desde la “izquierda”, mientras que oportunistas de derecha como Peng Dehuai atacaron abiertamente el Gran Salto Adelante y las Campañas de la Comuna Popular en la Conferencia de Lushan en 1959. Aunque sus complots fueron temporalmente frustrados, la burguesía dentro del Partido encabezado por Liu Shaoqi todavía intentó utilizar las dificultades económicas del país en 1962 para destruir el sistema socialista y restaurar el capitalismo. Exigieron disolver las comunas populares en el campo, expandir las desigualdades de ingresos en las ciudades, empoderar la administración dictatorial de los trabajadores e introducir veneno feudal, capitalista y revisionista en el campo ideológico. Los revolucionarios encabezados por el Presidente Mao refutaron las posiciones de la burguesía dentro del Partido. Sobre la dura situación del momento, el Presidente Mao señaló claramente que “en el período histórico del socialismo, todavía hay clases, conflictos de clases y luchas de clases, hay luchas entre los dos caminos, el camino socialista y el capitalista, todavía hay el peligro de la restauración capitalista “. (Discurso en el 10 ° Pleno del 8 ° CC del PCCh) En 1964, estalló de nuevo la lucha entre el Presidente Mao y Liu Shaoqi con respecto a la Campaña de Educación Socialista, y Liu Shaoqi negó que la principal contradicción de la campaña sea la contradicción entre el proletariado y el burguesía. Debido a que una cierta mayoría de cuadros en el poder en todo el país seguían a la camarilla de Liu Shaoqi que representaba a la burguesía dentro del Partido y la mayoría de los cuadros en la posición “media” no entendían la necesidad de prevenir la restauración capitalista, el Presidente Mao reconoció que los métodos para emprender movimientos políticos en el pasado ya no correspondía a las necesidades actuales, como señaló más tarde, las masas deben movilizarse más a fondo. “Exponiendo nuestro lado oscuro públicamente, por completo, de abajo hacia arriba”. (Charlas con los compañeros Kapo y Balluku)

 

En noviembre de 1965, Yao Wenyuan, autor de Sobre “Despido de Hai Rui”, comenzó a criticar a la burguesía en el campo ideológico por primera vez. La burguesía dentro del Partido intentó limitar la crítica en el campo académico, pero la “Nota” del 16 de mayo de 1966 inició formalmente la Gran Crítica en el plano político, marcando el inicio de la Gran Revolución Cultural. Los amplios estudiantes revolucionarios y la intelectualidad fueron los primeros en levantarse y criticar a la burguesía dentro del Partido. Liu Shaoqi y Deng Xiaoping enviaron equipos de trabajo para reprimir a los estudiantes revolucionarios y la intelectualidad, clasificando a los estudiantes rebeldes como “derechistas”. Cuando el Presidente Mao se enteró de esta situación, escribió Cañonear el Cuartel General – Mi Cartel en Grandes Carácteres en agosto, exponiendo la trama de la camarilla de Liu Shaoqi y retirando los equipos de trabajo.

 

Después de la retirada de los equipos de trabajo, los elementos capitalistas en el poder dentro del Partido recurrieron a apuntalar a las organizaciones de masas conservadoras oficiales para enfrentarse a las organizaciones de masas rebeldes, ya que los revolucionarios proletarios liderados por el Presidente Mao apoyaron resueltamente a los estudiantes e intelectuales rebeldes. En noviembre, después de que Zhang Chunqiao apoyara abiertamente a los trabajadores revolucionarios en el Incidente de Anting, las amplias masas de trabajadores de todo el país comenzaron a organizarse contra la burguesía en el poder en los lugares de trabajo y bases locales.

 

En estas circunstancias, la burguesía dentro del Partido utilizó formas como el sabotaje y el soborno material para tratar de neutralizar el movimiento de masas. Para poner fin al sabotaje del movimiento por parte de la burguesía, el Presidente Mao ordenó a las amplias masas rebeldes que se levantaran y tomaran el poder de los capitalistas locales. En enero de 1967, la clase trabajadora de Shanghai fue la primera en tomar el poder del Comité de la Ciudad de Shanghai. Inmediatamente después, los rebeldes tomaron el poder en muchas otras bases de todo el país. Después de la toma del poder, los Comités Revolucionarios basados en el principio tres en uno de representantes del Ejército, representantes de cuadros y representantes de masas se establecieron como los nuevos órganos del poder estatal, los elementos burgueses fueron depurados del aparato estatal.

 

Bajo la marea de la Gran Crítica y la toma del poder, los elementos burgueses dentro del Partido coludieron con los elementos burgueses en el alto nivel de las fuerzas armadas. En febrero, las fuerzas militares conservadoras intervinieron en los movimientos políticos en la mayor parte del país, las organizaciones de masas rebeldes fueron disueltas por la fuerza por el Ejército y muchas fueron arrestadas. Los líderes militares de más alto rango atacan abiertamente al Presidente Mao y a los líderes de izquierda en reuniones, repudiando la Revolución Cultural. El Presidente Mao luchó contra el ataque de la burguesía, ordenando a todas las fuerzas militares que dejaran de reprimir a los rebeldes y liberaran a las masas detenidas. Los líderes militares conservadores tenían que cumplir las directivas del Presidente Mao. Sin embargo, los líderes militares conservadores no perdieron su poder y utilizaron la fuerza del Ejército para reconstruir las organizaciones de masas conservadoras desintegradas en el período anterior contra las organizaciones de masas rebeldes. En Wuhan, los “Millones de Héroes” de los conservadores utilizaron la violencia para atacar a los rebeldes. En julio, el Presidente Mao llegó a Wuhan y le pidió al líder del distrito militar, Chen Zaidao, que apoyara a los rebeldes en lugar de a los conservadores, pero los líderes del distrito militar contradecían abiertamente las directivas del Presidente Mao e incluso conspiraron para secuestrarlo. Después de que el Presidente Mao fue evacuado de Wuhan, el ejército de Beijing reasumió el control de la ciudad y declaró ilegales a las organizaciones conservadoras, liberando a los rebeldes.

 

Aunque las fuerzas conservadoras en todas partes han sufrido pérdidas importantes, las dificultades de los movimientos de masas aún no se resolvieron. En algunas áreas, la burguesía dentro del Partido y el Ejército apoyó a las organizaciones conservadoras para seguir combatiendo a los rebeldes, mientras que en otras áreas, los rebeldes, después de derrotar a los conservadores, cayeron en escisiones internas bajo la instigación de la burguesía, lucharon sin cesar por el poder. En septiembre, el Presidente Mao nuevamente dio instrucciones y llamó a todas las facciones de masas a “entrar en la gran alianza revolucionaria bajo principios revolucionarios”. A pesar de esto, las luchas persistieron en las organizaciones de masas en la mayoría de los lugares, los cambios de manos ocurrieron en áreas donde ya se había tomado el poder. Muchas organizaciones de masas estaban influenciadas por el sectarismo y el anarquismo y no estaban dispuestas a aliarse con otras organizaciones de masas. El terrateniente derrocado y los elementos burgueses utilizaron el caos del momento para instigar a una minúscula minoría de masas contra la dictadura del proletariado. Para poner fin a la guerra civil que se intensificaba entre las organizaciones de masas, el Presidente Mao ordenó al Ejército Popular de Liberación que interviniera nuevamente en el movimiento, ayudando a las organizaciones de masas revolucionarias a formar una alianza y asegurando el establecer un nuevo poder. Las organizaciones de masas se integraron y las facciones originales se disolvieron. En septiembre de 1968, se establecieron Comités Revolucionarios en todas las provincias y regiones autónomas (excluida la provincia de Taiwán).

 

En 1969, el PCCh inició el IX Congreso después de someterse nuevamente a la rectificación el Partido, con muchos izquierdistas revolucionarios y elementos avanzados son nombrados delegados en el Congreso. El Presidente Mao señaló que “[la Revolución Cultural] dejó algunas cosas sin terminar y aún deben continuar, como la así denominada lucha-crítica-transformación”. La tarea principal en todo el país cambió de la toma del poder de abajo hacia arriba por las organizaciones de masas rebeldes a la lucha contra la burguesía y la crítica y transformación de viejas regulaciones irrazonables bajo la dirección del poder revolucionario recién nacido. Se criticaron las tendencias capitalistas en las fábricas y en el campo, se contuvieron las fuerzas espontáneas de la pequeña burguesía, se retomaron las trincheras del proletariado en el campo ideológico, empezaron a surgir cosas nuevas socialistas por todas partes.

 

Sin embargo, la camarilla de Lin Biao que está en contra de la Revolución Cultural se formó en los altos niveles del Ejército. La camarilla de Lin Biao fingió su apoyo al Presidente Mao en los movimientos de masas de la Revolución Cultural y expandió sus filas en secreto mientras se oponía a la izquierda revolucionaria. Antes del IX Congreso propusieron un informe político repleto de teoría de la fuerza productiva, que fue refutada por los revolucionarios. En la Conferencia de Lushan de 1970, concentraron su ataque contra el camarada Zhang Chunqiao, pero el Presidente Mao respondió. Con el fracaso de los medios legales de lucha, la camarilla de Lin Biao recorrió el camino del golpe de estado contrarrevolucionario. En el “Esquema del Proyecto 571”, atacaron brutalmente al Presidente Mao y la Revolución Cultural, y plantearon el programa político de restaurar el capitalismo de “enriquecer al pueblo y fortalecer a la nación”. El golpe contrarrevolucionario de la camarilla de Lin Biao fue finalmente aplastado y Liu Biao murió en un accidente aéreo cuando escapaba al extranjero en septiembre de 1971.

 

Otras facciones de la burguesía dentro del Partido tampoco se detuvieron en sus actividades. Alrededor del IX Congreso, usurparon la dirección de algunos comités revolucionarios y utilizaron campañas políticas como “Liquidar elementos del 16 de mayo” (La “16 de mayo” es una pequeña organización conspirativa activa en 1967) para atacar a los representantes de masas que ingresaron a los comités revolucionarios y excluirlos de los comités revolucionarios. Después de que la noticia de la huida de Lin Biao llegara al país, crearon la opinión pública de que “la Revolución Cultural no ha logrado” confundir a las amplias masas populares. En 1972, bajo la dirección del cuadro dirigente centrista Zhou Enlai, muchos elementos centristas y derechistas fueron reinstalados sin que las masas lo hubieran permitido. Zhou Enlai cambió la crítica de la crítica a la camarilla de Lin Biao a “criticar a la ultraizquierda”, en realidad criticó y repudió las cosas nuevas en la Revolución Cultural. Los revolucionarios proletarios contraatacaron y pasaron de “criticar a la ultraizquierda” a “criticar a la derecha”, defendieron el fruto de la Revolución Cultural. En el X Congreso del PCCh en 1973, más revolucionarios ingresaron al Politburó y al Comité Central del Partido.

 

En 1974, el Presidente Mao lanzó la campaña “Critica a Lin Biao, critica a Confucio”, dirigida a la burguesía en recuperación dentro del Partido, además de criticar la ideología del antiguo pensador reaccionario Confucio. Los rebeldes revolucionarios que habían sido reprimidos por la burguesía en los años anteriores volvieron a activarse, dejando a un lado las rivalidades históricas y concentraron las fuerzas en la burguesía, los mal atacados ganaron la rehabilitación y una parte de los rebeldes son nuevamente absorbidos por los Comités Revolucionarios. Después de la campaña “Criticar a Lin Biao, criticar a Confucio”, aumentó la fuerza de los revolucionarios proletarios en el Partido y en la sociedad. Sin embargo, los elementos burgueses en el alto nivel del Partido no fueron completamente liquidados, resistieron a los camaradas Jiang Qing, Zhang Chunqiao y otros revolucionarios proletarios y apoyaron la reinstalación de Deng Xiaoping.

 

En 1975, Deng Xiaoping lanzó la Campaña de “Rectificación” que tenía como objetivo a los rebeldes revolucionarios y cosas nuevas en la Revolución Cultural, muchos rebeldes fueron reprimidos. El esfuerzo del Presidente Mao porque se rectifique Deng Xiaoping fue en vano. En 1976, el pPresidente Mao lanzó la campaña “Criticar a Deng, contraatacar la tendencia de revocación de veredictos desviacionista de derecha”, Deng Xiaoping y muchos otros elementos de derecha son retirados de sus posiciones. Con la necesidad de estabilizar la situación, Hua Guofeng, que adoptó una posición centrista, reemplazó a Deng Xiaoping. En abril, la burguesía utilizó a las masas de luto por Zhou Enlai y creó un motín contrarrevolucionario en la Plaza de Tiananmen. Los revolucionarios proletarios reprimieron este motín y arrestaron a los elementos intransigentes.

 

En 1974, el Presidente Mao señaló que la fuente de la restauración capitalista en la economía es la derecha burguesa. “Si gente como Lin Biao llega al poder, es fácil hacer capitalismo”. El Presidente Mao señaló además que “la burguesía está dentro del Partido”, que “ahora son funcionarios de alto rango y protegerán los intereses de los funcionarios de alto rango”. Se desarrolló aún más la teoría de la Revolución Cultural, se dejó clara la necesidad de seguir luchando contra la burguesía. Los rebeldes amplios y las masas populares nuevamente actuaron para criticar a la burguesía dentro del Partido y exigirles que rectifiquen las políticas del período anterior. Algunos líderes rebeldes se unieron al Partido o nuevamente recibieron cargos en los Comités Revolucionarios.

 

El 9 de septiembre murió el Presidente Mao. La burguesía de alto rango se reunió de inmediato y se preparó para el golpe de estado. El centrista Hua Guofeng coludió con el derechista Ye Jianying y lanzó un ataque repentino contra los revolucionarios proletarios, arrestando a los líderes revolucionarios de alto nivel Jiang Qing, Zhang Chunqiao, Wang Hongwen, Yao Wenyuan. Después de recibir la noticia, los dirigentes de izquierda en Shanghai pretendían lanzar una insurrección, pero finalmente no se materializó debido a la debilidad de los dirigentes. Después de controlar Shanghai, la burguesía purgó a todos los izquierdistas de nivel medio y alto en el centro y los niveles regionales y emprendió un frenesí de represión contra los rebeldes y las masas que apoyaban la lucha contra la contracorriente desviacionista de derecha en todas partes. Esta campaña de represión a gran escala duró casi dos años. En la provincia de Fujian, el “Ejército de Liberación de Trabajadores y Campesinos” se organizó brevemente y se involucró en una lucha armada contra la restauración antes de ser rápidamente derrotado. El golpe de estado reaccionario del 6 de octubre de 1976 marcó el cambio de China de un país socialista bajo la dictadura del proletariado a un país capitalista bajo la dictadura de la burguesía.

 

Después de que la camarilla de Hua Guofeng usurpó el poder estatal, inmediatamente comenzaron a impulsar una línea contra la Revolución Cultural. Repudiaron todas las cosas nuevas de la Revolución Cultural y las reemplearon por el viejo sistema criticado en la Revolución Cultural. Los revisionistas incluso agregaron contenidos como “aprender del sistema de administración de fábrica occidental” al Volumen V de la Obra Escogidas del Presidente Mao. Después de 1977, Deng Xiaoping fue reinstalado y reemplazó gradualmente a Hua Guofeng. En 1978, la camarilla de Deng Xiaoping propuso “Reforma y apertura” en el III er Pleno del XI CC, confirmó oficialmente el camino del desarrollo del capitalismo chino.

 

La Restauración Capitalista

 

Después del Golpe de Estado de octubre de 1976, la camarilla revisionista de Hua Guofeng usurpó el control del Partido, Gobierno y Ejército de la República Popular China, subvirtió la dictadura del proletariado. Esta camarilla inmediatamente comenzó a llevar a cabo una línea contrarrevolucionaria luego de consolidar sus posiciones.

 

En primer lugar, detuvieron la campaña “Criticar a Deng” y rehabilitaron a Deng Xiaoping. Después de un año, se reintegró a Deng Xiaoping.

 

En segundo lugar, con el pretexto de desenmascarar y criticar a la “Banda de los Cuatro”, negaron la Gran Revolución Cultural Proletaria y negaron las cosas nuevas socialistas. En las fábricas y unidades, los elementos con poder imponían las disciplinas laborales y restauraban el principio de incentivos materiales. En el campo, el enfoque de “Aprendamos de Dazhai en agricultura” pasó de criticar las tendencias capitalistas a desarrollar las fuerzas productivas y elevar el nivel de mecanización. Se negó el fruto de la revolución educativa, se restableció el sistema de exámenes, los niños de familias obreras y campesinas fueron despojados de sus derechos de recibir educación. Se anularon la revolución literaria y artística, así como la revolución médica y sanitaria. La teoría para criticar a la burguesía dentro del partido fue deshonrada como la llamada teoría de usurpar el Partido y tomar el Poder de la “Banda de los Cuatro”.

 

En tercer lugar, reprimieron cruelmente a los activistas de la Revolución Cultural. Casi todos los líderes de las organizaciones de masas rebeldes y los cuadros que apoyan a los rebeldes fueron encarcelados. Las masas que participaron con los rebeldes también se enfrentaron a una represión a gran escala. Según la documentación, solo en la provincia de Henan, cincuenta mil cuadros fueron depurados, cien mil fueron rescindidos en el Partido, casi dos mil recibieron sentencias.

 

Sin embargo, personas como Deng Xiaoping pensaban que la camarilla de Hua Guofeng fue demasiado lenta para restaurar el capitalismo. La camarilla de Deng Xiaoping tomó el control del Partido a través de la lucha y lanzó la llamada “Discusión sobre el Criterio de la Verdad” para repudiar a los “Dos lo que sea” de Hua Guofeng, creando las condiciones para negar abiertamente al Presidente Mao. En 1978, el IIIer Pleno del XI CC estableció la “Reforma y Apertura” como política nacional básica. En 1981, la camarilla de Deng Xiaoping aprobó la “Resolución sobre la historia”, repudió por completo a la República Checa y atacó al Presidente Mao por cometer “errores hacia el final de su vida”.

 

El Presidente Mao señaló que “(si ocurre la restauración capitalista) … la dictadura del proletariado se transformará en la dictadura de la burguesía, una dictadura reaccionaria y fascista”. (Discurso de la Conferencia de los Siete Mil Cuadros) En la nueva Constitución de 1982, se eliminó el derecho de las masas a hacer huelgas, realizar grandes debates y hacer carteles de gran carácter, reafirmando la dictadura fascista en el plano jurídico.

 

Para ganarse el favor de los imperialistas occidentales, la camarilla de Deng Xiaoping terminó de ayudar a los partidos revolucionarios en cada país y lanzó una guerra de invasión contra Vietnam.

 

En el campo económico, la camarilla de Deng Xiaoping implementó principios capitalistas. Se disolvieron las comunas populares en el campo, se distribuyó la tierra en manos de agricultores individuales. Se establecieron muchas zonas económicas especiales en las zonas costeras, animando a los países imperialistas a venir e invertir. En las reformas económicas en las ciudades, la burguesía primero sobornó a los trabajadores con beneficios materiales y bonificaciones, luego mediante la aplicación de disciplinas y el sistema de contratos convirtió completamente a los trabajadores en esclavos asalariados. Con el avance del proceso de mercantilización, las economías capitalistas privadas en las ciudades y el campo se desarrollaron rápidamente. La camarilla de Deng Xiaoping alentó este desarrollo y reconoció el estatus legal del trabajo asalariado. Sin embargo, la economía capitalista burocrática todavía jugó un papel absolutamente dominante en este período.

 

En el “cambio de rieles” de la economía planificada a la economía mercantil, la corrupción de los aparatos estatales se desarrolló enormemente, muchos funcionarios de alto nivel se confabularon para que sus hijos explotaran la riqueza con su privilegio de realizar la acumulación primitiva de capital. La ley y el orden sociales cayeron en el caos. Aunque la campaña “Strike Hard” procesó a millones de personas (muchas de las cuales eran masas inocentes), las actividades delictivas en la sociedad solo aumentaron. Volvieron a aparecer la prostitución, el juego y las drogas. Los desempleados en las ciudades y los campesinos sin tierra en el campo cayeron en una pobreza abyecta.

 

La camarilla de Deng Xiaoping permitió la difusión de la ideología burguesa. En toda la década de 1980, la ideología liberal fue la principal forma de ideología en la sociedad. Además, en Xinjiang y el Tíbet, algunos líderes religiosos reaccionarios fueron reintegrados y se pidió a las personas que habían estado apartadas durante mucho tiempo de la influencia religiosa a que volvieran a practicar religiones. Cuando el liberalismo se desarrolló a un nivel intolerable para la facción burocrática de la burguesía, lanzaron una campaña contra la “liberalización” y destituyeron a los líderes que apoyaban la liberalización dentro del Partido.

 

A fines de la década de 1980, las reformas económicas llevaron a severas inflaciones, la vida de las masas populares se volvió más difícil día a día. En 1989, la intelectualidad burguesa y los estudiantes lanzaron una manifestación por la democracia burguesa en Beijing, exigiendo convertir a China de un estado de partido único en un estado parlamentario. A medida que este movimiento levantó la consigna de “contra la corrupción”, recibió la simpatía y participación de muchos trabajadores. Aunque este movimiento no fue violento, sin embargo, después de que la camarilla de Deng Xiaoping derribara a los liberales en el alto nivel del Partido liderado por Zhao Ziyang, recurrieron a aplastar este movimiento sangrientamente con tropas de fuera de Beijing.

 

Después de la represión, surgieron debates sobre el camino a seguir en el futuro en el Partido revisionista. Algunos pidieron implementar el capitalismo burocrático altamente centralizado al estilo soviético. En 1992, Deng Xiaoping derrotó a estas personas y empujó a China a hacer la transición a la economía de mercado.

 

En la década de 1990, la economía capitalista privada se desarrolló rápidamente y se profundizó el nivel de apertura al imperialismo en las zonas costeras. La mayoría de las empresas estatales fueron privatizadas por la burguesía con el pretexto de no ser efectivas, decenas de millones de trabajadores de empresas estatales perdieron sus puestos de trabajo en este proceso. Las relaciones de clase social de la China moderna se formaron en este período, que es la contradicción fundamental entre un puñado de burgueses (tanto capitalista burocrático como capitalista particular) y el proletariado amplio (incluidos los trabajadores urbanos y los trabajadores campesinos semiproletarios), entre esos dos estaba la pequeña burguesía compuesta por campesinos medianos, pequeños comerciantes, intelectuales y técnicos profesionales. La burguesía burócratica se reservó el control de los recursos de la tierra y los sectores más importantes que generan más ganancias, con la burguesía particular controlando la mayor parte de la industria y el sector de servicios.

 

La burguesía burocrática ocupó altos cargos dentro del Partido, mientras que la burguesía particular también tiene un poder considerable en la política. A la burguesía particular se le permitió ingresar al Partido revisionista, ingresar a la ANP y al CC. del PCCh, entablar negociaciones con el gobierno a nivel regional (el gobierno los necesita para contribuir a los ingresos financieros). Muchos miembros de la burguesía particular provienen originalmente de las filas de los burócratas.

 

La contradicción entre el proletariado y la burguesía se intensificó a una escala sin precedentes con las reformas. Las condiciones de trabajo para cientos de millones de trabajadores campesinos y proletarios urbanos pobres son muy viles, la retención de salarios, la gestión cruel y los accidentes laborales son las normas para los trabajadores, ya que las protecciones básicas bajo el sistema socialista fueron abolidas por completo hace mucho tiempo. Cuando los trabajadores luchan contra la explotación, a menudo son reprimidos por la policía. La sindicalización sigue siendo completamente ilegal hasta el día de hoy, mientras que los sindicatos oficiales formados por un puñado de burócratas casi nunca tienen ningún efecto.

 

La mayoría de los campesinos en el campo también son fuertemente explotados por la burguesía. Después del desmantelamiento de las comunas populares, el campo se polarizó rápidamente, produciendo un puñado de campesinos ricos y campesinos pobres en general. Las órdenes en muchas partes del campo están controladas de facto por la nobleza local. Antes de la abolición del impuesto agrícola en 2006, el campesinado sufría cargas extremadamente pesadas, las luchas contra los impuestos estallaron en muchos lugares.

 

En 2001, China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC), su economía comenzó a desarrollarse rápidamente. Sin embargo, este desarrollo económico se basó completamente en la explotación salvaje de cientos de millones de proletarios. Según los registros oficiales, la jornada laboral media de los trabajadores-campesinos alcanzaba las 55 horas semanales, mientras que en realidad la jornada laboral en muchas fábricas llegaba a más de 70 horas semanales. Al mismo tiempo, los salarios se mantienen por detrás del nivel de desarrollo económico, el sistema de protección social básicamente no se pone en práctica. Los trabajadores chinos se encuentran en una situación similar a la de los trabajadores del Tercer Mundo.

 

La burguesía china acumuló gran cantidad de capital mediante la explotación salvaje. Debido a que el costo de la fuerza de trabajo en China es relativamente bajo, mientras que la integridad del sistema industrial, la alfabetización y las habilidades de la fuerza de trabajo y el nivel de instalaciones básicas son relativamente altos (gracias a las políticas socialistas anteriores a 1976), una gran cantidad del capital nacional y extranjero están dispuestos a invertir en China. China se convirtió en la “fábrica mundial”, exportando las materias primas producidas allí a todo el mundo, inundando de riqueza los bolsillos de los capitalistas.

 

La acumulación de capital resultó en el desarrollo de capital monopolista y llevó a China a convertirse en un país imperialista a principios del siglo XXI. El capitalismo burocrático tomó la delantera en la exportación de capital a países extranjeros: China suministró inversiones y préstamos a semicolonias en el Tercer Mundo y controló la tierra y los puertos de estos países. China también aplicó influencia política a algunos países, como vender armas al régimen reaccionario de Sri Lanka, apoyándolos en la represión del LTTE.

 

Con el inicio del nuevo siglo, los trabajadores chinos nunca han detenido su lucha reivindicativa. Según datos oficiales, los “incidentes masivos” en China aumentan cada año, y “en incidentes masivos con más de 100 participantes, la causa principal es el conflicto entre el trabajo y el capital”. Las luchas de los trabajadores asumieron muchas formas, como huelgas, marchas y sentadas, siendo la lucha más intensa el “Incidente del Grupo de Hierro de Tonghua”, donde los trabajadores enojados golpearon hasta matar a un gerente reaccionario. Aparte de eso, los trabajadores de algunas fábricas plantearon la demanda para formar sindicatos. Debido al carácter reaccionario del régimen reaccionario chino, estas luchas se libran casi todas bajo la amenaza de la represión policial.

 

Las contradicciones nacionales bajo el capitalismo se intensificaron, especialmente la contradicción entre la nación china Han y la nación uigur en Xinjiang. El Presidente Mao señaló que “la lucha nacional, fundamentalmente, es una cuestión de lucha de clases”. Después de restaurar el capitalismo, la burguesía china Han y los elementos superiores de las minorías étnicas se coludieron para controlar la economía en las áreas de minorías étnicas. Las amplias masas de minorías étnicas no ganaron nada con el desarrollo económico y surgió la idea de luchar contra la opresión china Han. En Xinjiang, las masas uigures lanzaron una lucha armada contra el régimen reaccionario. Debido a que estas luchas están influenciadas por nacionalistas reaccionarios, adoptaron principalmente el método del terrorismo, dañando indiscriminadamente al personal armado del régimen reaccionario y a las masas chinas han, sin lograr el apoyo de las amplias masas populares. Con la cruel represión y la opresión nacional del régimen, estas luchas retrocedieron temporalmente.

 

Después del ascenso al poder de Xi Jinping en 2012, aunque se plantearon eslóganes para engañar a la gente como “anticorrupción”, “estado de derecho” y “erradicar la pobreza”, en realidad no se implementan reformas sociales significativas. Después de enjuiciar a varios cientos de miles de funcionarios corruptos, la desigualdad social sigue ampliándose, el índice de Gini alcanzó cerca de 0,5 incluso con datos oficiales (según algunas instituciones de investigación, este número llegó a 0,6). Los artículos que benefician a los trabajadores en la Ley del Trabajo aún no se pueden implementar. El estándar oficial para el nivel de pobreza es extremadamente bajo, ya que se reconoce que las poblaciones pobres en el campo “salen de la pobreza” con solo recibir “subsidios” muy limitados.

 

Con la desaceleración del crecimiento económico, las contradicciones sociales, que se suavizaron levemente, volvieron a intensificarse. La fuerza principal de la lucha reivindicativa se expandió desde los proletarios industriales urbanos y los campesinos pobres hasta los trabajadores en todos los campos de la sociedad. En 2018, los operadores de grúas torre lanzaron una huelga unida a nivel nacional, aumentando la demanda para aumentar los salarios. Los trabajadores del sector de servicios: empleados de supermercados, taxistas y repartidores, todos libraron luchas en huelga contra la explotación capitalista. En Internet, los programadores de computadoras levantaron el llamado contra “996” (trabajando 12 horas al día, 6 días a la semana), obteniendo un apoyo generalizado. La lucha del proletariado contra la burguesía se intensifica cada vez más, el viejo método de explotación que se basaba principalmente en la obtención de la plusvalía absoluta no puede continuar.

 

Los estratos medios, incluso con la posición de pequeña burguesía, se polarizan constantemente. El estatus de la intelectualidad sigue disminuyendo, los pequeños empresarios enfrentan la amenaza de la quiebra, los campesinos medios enfrentan crisis agrícolas, entre otras, rebajan una cantidad considerable de ellas a la posición del proletariado.

 

En Hong Kong, estallaron disturbios contra las leyes reaccionarias y exigiendo la ampliación de la democracia. Esta lucha fue liderada por liberales reaccionarios, pero expuso objetivamente la severa contradicción de clases en la zona, que es producto de la colaboración con la gran burguesía y desconociendo el interés del amplio pueblo trabajador desde la cesión de Hong Kong en 1998.

 

Internacionalmente, la gran burguesía en China se enfrenta a una nueva crisis. China lleva a cabo políticas para facilitar la exportación de capital como “Un cinturón, una ruta”, estacionando fuerzas armadas en África. Estos actos intensificaron la contradicción entre el socialimperialismo chino y las naciones oprimidas a nivel internacional, así como la contradicción entre China y otras potencias imperialistas. La masa de muchos países oprimidos quemó la bandera china y les dijo a los capitalistas chinos que salieran. Estados Unidos lanzó una guerra comercial contra China hace dos años, golpeando su exportación y obligándola a ceder en muchos aspectos. Este año, las potencias imperialistas de América del Norte y Europa Occidental lanzaron una sanción conjunta contra China con el pretexto de los “derechos humanos”, entre otros. La contradicción de la competencia por el dominio global entre China y otras potencias imperialistas es irreconciliable. El deseo de China de volver a repartir el mundo entró en conflicto con las antiguas potencias imperialistas. Sobre la base de estas contradicciones, se está gestando una nueva guerra mundial o guerra fría. Sin embargo, China hoy en día no es “uno de los dos polos” como algunas personas piensan. Es solo uno entre los países del Segundo Mundo. Estados Unidos sigue siendo la única superpotencia hegemónica y el enemigo número uno de los pueblos del mundo.

 

Más importante aún, las fuerzas subjetivas para la revolución en China tuvieron algunos desarrollos en los últimos años. En las décadas de 1990 y 2000, los “izquierdistas” que hicieron llamamientos “revolucionarios” con la bandera del Presidente Mao eran en su mayoría reformistas indisolublemente vinculados al régimen revisionista. Aunque participaron de forma limitada en la lucha reivindicativa de las masas obreras en ese momento, no pudieron liderar verdaderamente la revolución. Algunos grupos relativamente avanzados fueron rápidamente reprimidos por el estado fascista después de emerger. Casi nadie fue capaz de comprender verdaderamente el maoísmo, algunos no pudieron distinguir entre la “restauración del capitalismo” y la “privatización” y vieron la década de 1990 como el período de la restauración del capitalismo en China. Algunos fueron severamente influenciados por el nacionalismo y produjeron una comprensión incorrecta del carácter de la sociedad china, pensando que China se ha convertido en una “semicolonia” y que se necesita una revolución nacional antes de una revolución socialista. También se vulgarizó la comprensión de la Gran Revolución Cultural Proletaria, la lucha contra la burguesía dentro del Partido y para limitar los derechos de la burguesía se malinterpretó como la lucha de palacio de unos pocos individuos de alto nivel. Con el desarrollo de la situación, muchos “izquierdistas” se convirtieron en derechistas.

 

En los últimos años, cada vez más masas comenzaron a reevaluar la era de Mao Zedong. Muchos jóvenes estudiantes y trabajadores entraron en contacto con el marxismo, surgieron clubes marxistas en muchas universidades y algunos pequeños círculos que estudiaban el marxismo surgieron en la sociedad. Sus puntos de vista avanzaron en cierto grado en comparación con los izquierdistas anteriores, algunos levantaron la consigna de la revolución armada y la dictadura del proletariado. Sin embargo, estos grupos todavía eran incapaces de liderar verdaderamente la revolución. En 2018, los trabajadores avanzados de la empresa Jasic en Shenzhen exigieron formar un sindicato independiente. Tras la detención de los trabajadores, estudiantes de izquierda de la localidad y de otras zonas acudieron a la comisaría a protestar, que culminó con la detención de elementos avanzados que participaban en la lucha del estado fascista.

 

Posteriormente se lanzó una gran represión en todo el país contra los grupos progresistas. Este incidente expuso el oportunismo y el aventurerismo de estos grupos de izquierda, que no entendieron el secreto y la prolongación de la lucha en los países fascistas, exponiendo por completo a los elementos avanzados públicamente y, en última instancia, causaron grandes pérdidas.

 

A pesar de sufrir contratiempos tan severos, la difusión de ideas avanzadas es inevitable. Cada vez más personas se dieron cuenta de la naturaleza fascista del régimen que afirmaba ser “socialista con características chinas”. Como señaló el Presidente Mao, “si se lleva a cabo un golpe anticomunista de derecha en China, estoy seguro de que no tendrán paz, posiblemente no durarán mucho, porque todos los revolucionarios que representan los intereses de más del noventa por ciento la gente no lo tolerará. En ese momento, los derechistas pueden tener la ventaja usando mis palabras, pero los izquierdistas definitivamente usarán mis otras palabras para organizarse y derribar a los derechistas “. El principal problema en el período actual es que las personas dispuestas a aceptar el comunismo aún no conocen el maoísmo, muchos elementos avanzados no son capaces de diferenciar completamente el maoísmo del revisionismo. Se requiere un trabajo prolongado de los revolucionarios.

 

Hoy, el mundo se encuentra en el período de la ofensiva estratégica de la revolución proletaria, las tres principales contradicciones del imperialismo mundial se agudizan, la revolución es la tendencia principal. Las amplias masas populares están dispuestas a rebelarse desde hace mucho tiempo, pero carecen de dirección de los comunistas. Todos los elementos avanzados contra la dictadura fascista de la burguesía en China necesitan aceptar la orientación teórica del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, construir organizaciones revolucionarias sobre esta base, llevar a cabo luchas de dos líneas, asumir la reconstitución del Partido Comunista militarizado de China como tarea principal en el presente. El camino de la guerra popular prolongada no es solo el camino hacia la revolución en los países semifeudales y semicoloniales donde la población rural es mayoritaria, es también el camino hacia la revolución en los países imperialistas industrializados y todos los demás países. Solo a través de la Guerra Popular, a través de la construcción concéntrica de los tres instrumentos de la revolución, el Partido, el Ejército Popular y el Frente Único, podrá establecerse el Nuevo Poder de la dictadura del proletariado y finalmente completar la revolución proletaria a escala mundial, realizando el comunismo.

 

Conclusión

 

El Partido Comunista de China hizo una gran historia en la lucha de clases y las luchas de dos líneas, dejando una experiencia preciosa para el proletariado internacional y sus vanguardias. Pero después de la derrota de la Gran Revolución Cultural Proletaria, el PCCh se convirtió en un partido revisionista, convirtiéndose en la “vanguardia” de la burguesía.

 

¿Por qué la Revolución Cultural fue finalmente derrotada? Consideramos que la razón principal es la imposibilidad de aplicar plenamente la línea militar proletaria del “mar armado de masas” señalado en “¡Celebremos el 50 aniversario de la GPCR con Guerra Popular hasta el Comunismo!”, Que podría haberse materializado dando más poder a la milicia popular. En 1967, el Presidente Mao ordenó a Zhang Chunqiao y Wang Hongwen que expandieran la milicia en Shanghai contra los seguidores del camino capitalista, pero esta dirección no se realizó en todo el país. Después de que los líderes izquierdistas de alto nivel fueran arrestados mediante un ataque sorpresa, los cuadros y las masas que apoyaban la continuación de la revolución en todo el país cayeron en una posición de impotencia sin dirección, sin organización y sin armas, lo que los imposibilitó para luchar contra la represión de elementos burgueses.

 

Hay algunos otros problemas: 1) Los dirigentes de izquierda no lograron dirigir con éxito a las amplias masas para que se unieran y no obtuvieron la dirección en el movimiento de masas, lo que hizo que una gran parte de las fuerzas del movimiento de masas se desperdiciara en luchas internas sin sentido. 2) La mayoría de los cuadros se mantuvieron en la posición centrista y no comprendieron el significado de la Revolución Cultural. Se resistieron pasivamente a la GRC sin ir abiertamente en contra de la dirección del Presidente Mao. Después del golpe de octubre, inmediatamente se pusieron del lado de la burguesía por interés propio. 3) China era un país con un gran número de pequeñoburgueses, la pequeña burguesía del campo que constituía la mayoría absoluta de la población no se movilizó plenamente durante la GRC por múltiples razones que no comprendieron la GRC. 4) Los elementos burgueses en las altas esferas del Partido y del Ejército nunca fueron completamente depurados. Debido a la fuerza limitada de la izquierda, solo pudieron intentar debilitar gradualmente la influencia de la burguesía. Uno de los autores intelectuales del Golpe de Octubre, Ye Jianying, siempre ha estado en contra de la GRC, pero fue reasignado de su cargo en 1976. A pesar de esto, la mayoría de los líderes del Ejército estaban dispuestos a escuchar sus instrucciones entre bastidores.

 

La derrota de la Revolución Cultural es un punto bajo para la revolución proletaria china. Pero después de la victoria de la burguesía dentro del Partido y la restauración del capitalismo en China, el proletariado chino sigue participando espontáneamente en luchas prolongadas con la burguesía. Además, las revoluciones proletarias en el mundo se desarrollan firmemente entre el cerco del capitalismo. Como señaló la Declaración del Primero de Mayo de este año, el sistema imperialista enfrenta su crisis general, la protesta espontánea y las luchas de las masas están surgiendo en todas partes, todo ha dejado en claro que la Revolución Proletaria Mundial ha entrado en la etapa de ofensiva estratégica. Debemos armarnos con la etapa más alta y más nueva de la ideología proletaria, el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, integrarnos activamente en la lucha del proletariado y los pueblos oprimidos y liderarlos. Necesitamos reconstituir los partidos comunistas destruidos por el revisionismo con el maoísmo, construir el Ejército Popular y el Frente Unido con el Partido como centro, lanzar la Guerra Popular y tomar el poder estatal.

 

Hoy, los maoístas en China y en todo el mundo deben absorber la experiencia y las lecciones de la GRCP y comprender más profundamente la Teoría de la Militarización planteada por el Presidente Gonzalo. Como señaló la Línea de Construcción de los Tres Instrumentos, “La burguesía cuando pierde el Poder se introduce dentro del partido, utiliza al ejército y busca usurpar el Poder, destruir la dictadura del proletariado para restaurar el capitalismo, por tanto los Partidos Comunistas deben militarizarse y ejercer la dictadura omnímoda de los tres instrumentos, forjarse en la guerra popular y potenciar la organización armada de las masas, la milicia popular, para que engulla al ejército … Militarizando el Partido plasmamos un paso hacia la miltarización de la sociedad que es la perspectiva estratégica para garantizar la dictadura del proletariado. La sociedad militarizada es el mar armado de masas de que nos hablaran Marx y Engels, que cautela la conquista y la defensa del Poder conquistado”. Solo movilizando, organizando y armando a fondo a las amplias masas populares, la restauración capitalista puede evitarse con la Guerra Popular hasta el comunismo.

 

Los elementos progresistas en China necesitan estudiar activamente y profundizar la comprensión del marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, y los aportes de validez universal del Presidente Gonzalo. Necesitamos poner nuestro foco en la situación nacional e internacional, tener entendimiento sobre la situación de la Revolución Proletaria Mundial, dándonos cuenta de que la tarea más importante en este momento es la reconstitución del Partido Comunista de China militarizado. Las organizaciones deben estar claramente guiadas por el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, organizadas con principios maoístas, contra todas las formas de revisionismo y desviacionismo, rechazar el eclecticismo y el sectarismo. Los maoístas necesitan combinar la teoría con la práctica, forjar vínculos estrechos con las masas y nuestra propia experiencia en la práctica, dar importancia a la crítica y la autocrítica.

 

¡Viva el centenario del Partido Comunista de China!

¡Abajo el socialimperialismo chino!

¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo!

¡Viva la nueva gran ola de la Revolución Proletaria Mundial!

¡Reconstituya el Partido Comunista de China!

 

 

Grupo Comunista (Maoísta)

1 Julio de 2021