International Comunista

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filtrar por categorías
Artículos
Declaraciones
Documentos
Nuevo Brasil
sin categoría

LA ACCIÓN CONTRARREVOLUCIONARIA ACICATEA LA REVOLUCIÓN

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

 

LA ACCIÓN CONTRARREVOLUCIONARIA

ACICATEA LA REVOLUCIÓN

 

 

Los imperialistas, en colusión y pugna, están buscando explotar más y más el mundo y el mundo ha acumulado fuerte capacidad explosiva, en el Tercer Mundo se está expresando ya con más fuerza esta explosividad. El imperialismo, en medio de su crisis general y última que lo aqueja, se hunde dando manotazos imponiendo más opresión, guerras y saqueos a los países y pueblos oprimidos sumidos en las crisis de su podrido capitalismo burocrático. Los imperialistas con sus lacayos reaccionarios de las naciones oprimidas realizan toda clase de crímenes contras las masas del mundo, cometiendo sus genocidios gigantescos. El imperialismo yanqui en su condición de superpotencia hegemónica única y de autoproclamado gendarme contrarrevolucionario mundial es el enemigo principal de los pueblos del mundo.

La Pandemia del Corona, que principalmente por causa de los imperialistas y sus lacayos reaccionarios se desarrolló a pandemia, es utilizada por estos para la destrucción de fuerzas productivas – inclusive con un gran genocidio principalmente en las naciones oprimidas- para una más rápida monopolización de la economía bajo un mayor control del Estado, para poner en marcha un gran terror contra las masas, poniéndonos ante una verdadera situación de guerra. Así, se muestra el pavor del enemigo ante la explosividad de las masas, que se encamina a una rebelión de alcances mundiales. A través de este genocidio de la pandemia del corona virus (covid 19) vienen aplicando su plan contrarrevolucionario como lo mostramos aquí con el caso de Brasil con el genocidio contra el pueblo de ese país en curso. Pero, allí y en todo el mundo se comprueba una vez más que la acción contrarrevolucionaria no puede prevenir ni aplastar sino más bien acicatea la revolución.

Con el editorial de A Nova Democracia (AND) del Brasil, las noticias de la guerra popular en la India, la acción de los revolucionarios en Alemania, de las masas en Francia,  Bélgica y Holanda; así, como la noticia de la publicación de la traducción al inglés de la documentación del I Congreso del Partido Comunista de Turquía / Marxista -Leninista (TKP/ML), queremos mostrar que solo contando con un verdadero Partido Comunista la explosividad de las masas se puede convertir en revolución a través de la guerra popular dirigida por el PC.

 

 

BRASIL: El genocidio contra el pueblo en curso es un proyecto deliberado de Bolsonaro, su séquito de extrema derecha y los generales, que son el gobierno de facto como parte de su plan contrarrevolucionario preventivo. La orden de matar viene de ellos.

 

En el diario reaccionario El País de España, se difundió la noticia de que: “ “una investigación revela que Bolsonaro ejecutó una “estrategia institucional de propagación del corona vírus”. Y resume así el informe: “Al analizar 3.049 normas federales producidas en 2020, la Facultad de Salud Pública de la USP y la Conección Derechos Humanos muestran por qué el Brasil ya superó más de 212.000 muertes por covid-19”.

 

Naturalmente, que este periódico reaccionario no publica el informe por amor a la verdad o al pueblo brasileño, sino porque conviene a sus intereses que son los del imperialismo español en colusión y pugna con la superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui, como también por el alineamiento del gobierno del Estado español de Sánchez-Iglesias favorables al nuevo cabeza del imperialismo, Biden, y al Partido Demócrata, mientras que el fascista Bolsonaro se muestra como el fiel lacayo de Trump pese al recambio de gobierno imperialista.

 

Del informe citado traducimos algunas partes por ser de interés:

 

La línea de tiempo más macabra de la historia de la salud pública de Brasil emerge de la investigación de las normas producidas por el Gobierno de Jair Messias Bolsonaro relacionadas a la pandemia de covid-19. En un esfuerzo conjunto, desde marzo de 2020, el Centro de Investigaciones y Estudios de Derecho Sanitario (CEPEDISA) de la Facultad de Salud Pública (FSP) de la Universidad de São Paulo (USP) y la Conexión Derechos Humanos, una de las más respetadas organizaciones de justicia de América Latina, se dedican a recolectar y desmenuzar las normas federales y provinciales relativas al nuevo coronavírus, produciendo un boletín llamado Derechos en la Pandemia – Mapeamento y Análisis de las Normas Jurídicas de Respuesta a la Covid-19 en Brasil. Este jueves (21/1), lanzan una edición especial en la cual hacen una afirmación contundente: “Nuestra investigación reveló la existencia de una estrategia institucional de propagación del virus, promovida por el Gobierno brasileño bajo el liderazgo de la Presidencia de la República”.

 

Continua el artículo sobre el Informe:

Obtenida con singularidad por el EL PAÍS, el análisis de la producción de certificaciones, medidas provisionales, resoluciones, instrucciones normativas, leyes, decisiones y decretos del Gobierno federal, así como el levantamiento de los discursos públicos del presidente, diseñan el mapa que hizo de Brasil uno de los países más afectados por la covid-19 y, al contrario de otras naciones del mundo, aún sin una campaña de vacunación con cronograma confiable. No es posible medir cuántas de las más de 212.000 muertes de brasileños podrían haber sido evitadas si, bajo el liderazgo de Bolsonaro, el Gobierno no hubiera ejecutado un proyecto de propagación del virus. Pero es razonable afirmar que muchas personas tendrían hoy sus madres, padres, hermanos e hijos vivos caso no hubiera un proyecto institucional del Gobierno brasileño para la diseminación de la covid-19”.

Más informaciones:

Hay intención, hay plan y hay acción sistemática en las normas del Gobierno y en las manifestaciones de Bolsonaro, según apunta el estudio. “Los resultados alejan la persistente interpretación de que habría incompetencia y negligencia de parte del gobierno federal en la gestión de la endemia. Bien al contrario, la sistematización de datos, aunque incompletos en razón de la falta de espacio en la publicación para tantos eventos, revela el empeño y la eficiencia de la actuación de la Unión en pro de la amplia diseminación del virus en el territorio nacional, declaradamente con el objetivo de retomar la actividad económica lo más rápido posible y a cualquier coste”, afirma el editorial de la publicación. “Esperamos que esa línea del tiempo oferte una visión de conjunto de un proceso que vivimos de forma fragmentada y muchas veces confusa”.

(…)

La línea del tiempo está compuesta por tres ejes presentados en orden cronológica, de marzo de 2020 a los primeros 16 días de enero de 2021: 1) actos normativos de la Unión, incluyendo la edición de normas por autoridades y órganos federales y vetos presidenciales; 2) actos de obstrucción a las respuestas de los gobiernos provinciales y municipales a la pandemia; y 3) propaganda contra la salud pública, definida como “el discurso político que moviliza argumentos económicos, ideológicos y morales, además de noticias falsas e informaciones técnicas sin comprobación científica, con el propósito de desacreditar las autoridades sanitarias, debilitar la adhesión popular a las recomendaciones de salud basadas en evidencias científicas, y promover el activismo político contra las medidas de salud pública necesarias para contener el avance de la covid-19”.

 

El análisis muestra que “la mayoría de las muertes serían remediables por medio de una estrategia de contención de la enfermedad, lo que constituye una violación sin precedentes del derecho a la vida y del derecho a la salud de los brasileños”. Y eso “sin que los gestores envueltos sean responsabilizados, aunque instituciones como el Supremo Tribunal Federal y el Tribunal de Cuentas de la Unión hayan, incontables veces, apuntado la inconformidad con el orden jurídica brasileño de conductas y de omisiones conscientes y voluntarias de gestores federales”. También destacan “la urgencia de discutir con profundidad la configuración de crímenes contra la salud pública, crímenes de responsabilidad y crímenes contra la humanidad durante la pandemia de covid-19 en Brasil”.

 

Los actos y discursos de Bolsonaro son conocidos, pero se acaban diluyendo en lo cotidiano alimentado por la producción de hechos y de noticias falsas, en el cual la guerra de odios es también una estrategia para encubrir la consistencia y persistencia del proyecto que avanza mientras la temperatura es mantenida alta en las redes sociales. La publicación provoca choque y apenas estar al sistematizar la producción explícita de maldades colocadas en práctica por Bolsonaro y su gobierno durante casi un año de pandemia. Uno de los principales méritos de la investigación es justamente articular las diversas medidas oficiales y discursos públicos del presidente en la línea del tiempo. Del análisis meticuloso emerge el plan, con todas sus fases debidamente documentadas.

 

También se hace explícito contra cuáles poblaciones se concentran los ataques. Además de los pueblos indígenas, a quién Bolsonaro niega incluso el agua potable, hay una serie de medidas tomadas para impedir que los trabajadores puedan protegerse del covid-19 y hacer aislamiento. El gobierno amplía el concepto de actividades esenciales incluso para salones de belleza y búsqueda de anular el derecho al auxilio emergencial de 600 reales determinado por el Congreso a varias categorías. A la vez, búsqueda de implantar un doble tratamiento a los profesionales de salud: Bolsonaro veta íntegramente el proyecto que prevé compensación financiera para aquellos trabajadores que queden incapacitados a consecuencia de su actuación para contener la pandemia e intenta redimir los trabajadores públicos de cualquier responsabilidad por actos y omisiones en el enfrentamiento al covid-19. En resumen: el trabajo duro y arriesgado de prevención y combate en una pandemia es desestimulado, la omisión es estimulada”.

 

 

Bueno, como se puede leer de la parte citada del informe, éste centra en que el objetivo de Bolsonaro es económico y sus autores apuntan a llevar las cosas a la vía legal nacional e internacional; pero sabemos que allí no se hará justicia al pueblo, solo el pueblo puede hacer justicia al pueblo desarrollando la guerra popular. Con respecto al genocidio en marcha contra el pueblo brasileño, nosotros estamos de acuerdo con lo planteado por AND contra este genocidio gigantesco contra el pueblo y por eso reproducimos el informes de este periódico democrático con nuestros subrayados. Pero, antes, queremos destacar que este editorial, muestra con gran claridad el carácter del genocidio como parte del plan contrarrevolucionario, denuncia a sus autores, las contradicciones entre ellos – entre el fascista Bolsonaro y el alto mando de las Fuerzas Armadas reaccionarias y genocidas, del mismo citamos en esta breve introducción lo siguiente:

 

El genocidio en curso en este mismo momento es un proyecto deliberado. Bolsonaro, su séquito de extrema derecha y los generales, que son el gobierno de facto, practican una serie de crímenes deliberados contra el pueblo y la patria. La orden de matar viene de ellos. Aunque disputan posiciones dentro del gobierno, sus proyectos convergen, a efectos prácticos, en este sentido. Veamos.

 

Bolsonaro, el capitán de la selva, no solo actúa, sino que también piensa y habla como un asesino (…) conspira día y noche para consumar el golpe en curso y redesplegar el régimen militar del que es viudo inconsolable.(…) Está apostando por el agravamiento de la crisis sanitaria y económica, y su desenvolvimiento en una explosión social, como posibilidad de presentarse como una alternativa para defender el orden (…) Para él, el golpe fascista ya no es solo un proyecto de poder, sino también una salvación personal. El Alto Mando de las Fuerzas Armadas y su avanzada comisaría en el Palacio del Planalto, temen, sobre todo, la debacle social y un auge de la lucha de masas. Esto es lo que ha marcado todas sus intervenciones públicas en los últimos años. Actuando como tutor de la república, aplica una estrategia disuasoria contra el pueblo (e incluso contra los sectores políticos oficiales llamados la oposición)(…) El papel del ejército reaccionario no es, por tanto, asegurar la “democracia” y defender la “constitución”, ni servir a la población, sino gestionar la contrarrevolución”.

 

 

Ahora, proseguimos con la transcripción completa (traducción al español es de ic-ci) del artículo publicado originalmente en portugués:

 

 

Redacción de AND

 

19 de enero de 2021

Editorial – Asesinos en el Poder

 

Las escenas que vienen de Manaos son aterradoras, en todos los aspectos. El drama indescriptible de las personas que mueren sin oxígeno, acompañado del colapso incluso del sistema funerario y el daño potencialmente irreversible –físico y mental– a los pacientes y profesionales de la salud que sobrevivirán a la odiosa carnicería, hace de Brasil una especie de distopía realizada. El genocidio que asola al país desde mediados del año pasado ha dado paso a un genocidio anunciado desde antes. Comunicado del inminente colapso el 7 de enero, el gobierno federal no hizo nada al respecto. El día 11, en visita a la capital amazónica, el ministro de Salud y general en actividad, Eduardo Pazuello -el carnicero- manifestó que su cartera “tiene y podrá atender cualquier demanda que falle en un nivel inferior”. El 14, el oxígeno comenzó a agotarse. El domingo 17, en medio de la tragedia y la escalada de la pandemia, millones de estudiantes de todo el país se vieron obligados a reunirse para tomar la ENEM.

 

Cualquiera que piense que esta situación es el resultado de una mala gestión está equivocado. No: ninguna incompetencia produciría nuestros más de 200 mil muertos en el transcurso de casi un año. Tampoco bastaría la incompetencia para sabotear las más elementales medidas de protección frente a la epidemia, ya conocida por todos los habitantes de la Tierra; ni la incompetencia sería suficiente para negar cualquier paso serio para proporcionar la vacuna. Pues, los incompetentes, siendo honestos, podrían mirar hacia un lado y aprender con el tiempo. Y, de hecho, Brasil tiene investigadores y un sistema de salud pública de renombre mundial. Entonces, la ineptitud por sí sola no explica lo que está sucediendo. El genocidio en curso en este mismo momento es un proyecto deliberado. Bolsonaro, su séquito de extrema derecha y los generales, que son el gobierno de facto, practican una serie de crímenes deliberados contra el pueblo y la patria. La orden de matar viene de ellos. Aunque disputan posiciones dentro del gobierno, sus proyectos convergen, a efectos prácticos, en este sentido. Veamos.

 

Bolsonaro, el capitán de la selva, no solo actúa, sino que también piensa y habla como un asesino. Su actitud, ante cualquier hecho, es decir: “Yo no lo hice”, como haría un delincuente al que se le pregunta por sus acciones. Esto no solo se debe a su formación como fanático fascista, en los sótanos del régimen militar, continuó en sus actividades como líder político de un grupo paramilitar en Río de Janeiro, sino también a que conspira día y noche para consumar el golpe en curso y redesplegar el régimen militar del que es viudo inconsolable. Es como si su cobarde “no fui yo” fuera una especie de programa golpista, listo: “como no me dejan gobernar, Brasil está en el caos; Brasil está en un caos porque no me dejan gobernar ”. Está apostando por el agravamiento de la crisis sanitaria y económica, y su desenvolvimiento en una explosión social, como posibilidad de presentarse como una alternativa para defender el orden. Sabiendo que, tras dejar la presidencia, mantendrá presos a sus hijos, dada la magnitud de sus delitos, muchos de los cuales están bien probados, no cree (al menos por el momento) en quienes le ofrecen una salida negociada. Para él, el golpe fascista ya no es solo un proyecto de poder, sino también una salvación personal. El Alto Mando de las Fuerzas Armadas y su avanzada comisaría en el Palacio del Planalto, temen, sobre todo, la debacle social y un auge de la lucha de masas. Esto es lo que ha marcado todas sus intervenciones públicas en los últimos años. Actuando como tutor de la república, aplica una estrategia disuasoria contra el pueblo (e incluso contra los sectores políticos oficiales llamados la oposición), como si dijera: no pases de aquí, que hemos entrado. Así, es entonces y de manera cada vez más directa, esa columna vertebral del viejo estado reaccionario, que son sus fuerzas armadas, para actuar como un todo. Ninguno de los llamados tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) ha cruzado los últimos años sin recibir instrucciones explícitas de los generales, que el ya famoso “tuiteo” de Villas-Bôas a favor de la detención de Lula es un ejemplo de lo más didáctico. Si esto es lo que se hace público, ¡imagínese lo que sucede detrás de escena! El papel del ejército reaccionario no es, por tanto, asegurar la “democracia” y defender la “constitución”, ni servir a la población, sino gestionar la contrarrevolución. Para eso sirve, ya que es el carácter de clase de esta institución servir y asegurar, siempre, el poder de los terratenientes y de los grandes oligarcas burgueses, lacayos del imperialismo, sin importar quiénes sean los individuos que la compongan. Aparte de eso, es una tarea inútil, además de costosa y corrupta, como es el caso cada vez que se ve obligado a actuar en el ámbito civil.

 

Esto se debe a que, en un país con decenas de millones de parados (si a las estadísticas oficiales le sumamos los subempleados y la creciente masa de personas desanimadas de, es decir, personas que han dejado de buscar trabajo, la recesión económica acompañada de inflación y alza de precios, acelerada desindustrialización y la desnacionalización de sus recursos humanos y naturales a favor de los monopolios extranjeros (de los cuales el caso de Vale y sus continuos e impunes crímenes es un ejemplo notorio), en un país como este el único gobierno posible es el que actúa como ejército de ocupación extranjera.

 

La misión principal de las personas uniformadas dentro y fuera del gobierno no es otra que mantener a las masas hambrientas bajo control; para mantener continuo el drenaje de las riquezas arrebatadas a esta tierra y los superbeneficios del imperialismo. Es esto, después de todo, que es el Estado, un dispositivo de coerción de una clase sobre la otra, que alcanza en Brasil en 2021 casi su forma teórica pura, ya que está desprovisto de adornos y mediaciones que la legal y oportunista “izquierda”, casi trata desesperadamente de salvar. Al respecto, Bolsonaro y los generales que lo rodean no tienen discrepancias relevantes. Su perspectiva ideológica es la misma. Sin embargo, el hecho de que el viejo Estado reaccionario esté ahora desnudo a la vista de todos no es inofensivo ni irrelevante. Sigue siendo cada vez más claro para amplios sectores de la opinión pública, y esto será aún más cierto a medida que la lucha de clases se vuelva más radical, la farsa de nuestra democracia tutelada, una especie de gran prisión bajo un régimen semiabierto, y el hecho de que las alternancias de gobierno no modifican en modo alguno el sistema de poder, mantenido inalterado en manos de las clases dominantes locales (gran burguesía y terratenientes), servidores del imperialismo (principalmente yanqui).

 

Vivimos, por tanto, junto a una regresión atroz en todos los campos de la vida social, una oportunidad única para que los revolucionarios señalen a las masas los blancos decisivos de su furia. Recordemos un principio filosófico, probado por la historia de las revoluciones del siglo XX, según el cual el opuesto específico de la regresión no es la estabilidad o el regreso al punto de partida, sino un gran y acelerado salto hacia adelante.

 

 

SOBRE ALGUNAS ACCIONES DE LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA

 

En nuestro editorial , Retrospectiva 2020 ( 31 de diciembre, 2020) escribimos, que:

 

Las guerras populares en el mundo son como faros luminosos que alumbran el camino. Las guerras populares en el Perú, la India, Turquía y las Filipinas señalan al proletariado internacional y a los pueblos del mundo el camino de su liberación. Los camaradas de la India en muchos combates guerrilleros han propinado golpes como emboscadas y acciones de castigo a blancos escogidos. Ellos llevan la lucha decidida y exitosamente contra el despojo de imperialistas, de los terratenientes y el capital burocrático y derrotando a las campañas reaccionarias de cerco y aniquilamiento”. Hoy, en nuestra sección editorial queremos documentar lo que hemos sostenido con las acciones realizadas por el Ejercito Guerrillero Popular de Liberación (EGPL) dirigido por el PCI (M) en el presente mes:

Enero 5: encuentro entre el Ejército Guerrillero Popular de Liberación (EGPL) y una fuerza conjunta de la Fuerza de Policía de Reserva Central (CRPF), su unidad de élite CoBRA (Batallón Comando de Acción Resuelta) y fuerzas de distrito tuvieron lugar cercanas a Hirmagunda pueblo en Chhattisgarh' en distrito de Bijapur. Los reaccionarios cayeron en una  emboscada,  los atacantes pudieron retirarse sin  pérdidas. Las armas tradicionales que fueron encontradas también podría indicar que la reacción atacó miembros tribales en intentar presentar un falso enfrentamiento. Enero 6: un soplón de la policia se informa fue ejecutado en Kothitola pueblo en Bhamragad de Gadchiroli distrito en Maharashtra.

Enero 7: desahucio y demolición de al menos 37 tiendas pequeñas en el pueblo de Bhikangaon en el distrito de Khargone en el estado de Madhya Pradesh. Varios comerciantes entonces expresaron que ya no consideran haya una alternativos a lucha armada: “los tenderos reclamaron que perdieron su fuente de vida y están desempleados c y no tienen ninguna opción sino tomar las armas.” Nota bene: algunos días antes, “El Hindu” informó: “ Alrededor 100 Naxalitas de Chhattisgarh y Maharashtra han penetrado a Madhya Pradesh pocos meses antes para expandir su base”. Enero 8: encuentro entre EGPL y las fuerzas armadas reaccionarias, en una operación combinada de búsqueda y aniquilamiento, en Kandhamal distrito de Odisha. Enero 13: en una trampa de explosivos vuelan dos miembros de la fuerzas armadas reaccionarias en Chhattisgarh. Enero 14: EGPLejecutó un informante de la policiai en Chhattisgarh distrito de Rajnandgaon. Enero 15: un agente de las Fuerzas de Policía de Reserva Centrales (CRPF) unidad de élite CoBRA murió durante un Anti-Naxalitas operación en Chhattisgarhs distrito Sukma.

 

 

NOTICIAS BREVES DE LAS LUCHAS ACTUALES EN EUROPA OCCIDENTAL



A fines de noviembre del año pasado, tuvieron lugar en toda Francia manifestaciones contra la “ley de seguridad global” propuesta y la restricción de filmar a los oficiales de policía, es decir, restringiendo aún más la libertad de prensa y la libertad de expresión, aumentando así cada vez más las leyes de represión en la búsqueda de sofrenar a las fuerzas revolucionarias en desarrollo. Estas manifestaciones se produjeron cuando los llamados para retirar la iniciativa legislativa se vieron exacerbadas por los casos de violencia policial en ese momento. Se incendiaron coches, bancos y tiendas. Se arrojaron piedras a las fuerzas de seguridad. Estas protestas vinieron junto con disturbios contra las medidas “pandémicas”, es decir, el estado de emergencia. Incluso “Human Rights Watch” denunció las atrocidades del viejo Estado. Se ha informado de que los maoístas participaban activamente en estas luchas.

A mediados de enero, un hombre negro murió bajo custodia policial en Bélgica. Entonces las masas se levantaron en Bruselas y lucharon contra los mercenarios del estado resultando al menos 5 policías heridos. Incluso el coche del Rey fue arrinconado y atacado con proyectiles.

Holanda acaba de ver en estos días la mayor explosión de masas en décadas. Durante varias noches hubo disturbios en diferentes ciudades holandesas. El pueblo, y principalmente el pueblo, se opuso a las nuevas medidas draconianas “pandémicas” del Estado.

Hubo incidentes similares en casi todos los países de Europa. La palabra “guerra civil” circula a voces. Es necesaria una conclusión breve pero precisa. Hay una situación revolucionaria en desarrollo desigual en todos los países, eso es lo que vemos en Europa. Por doquier se manifiesta la explosividad de las masas, mostrando que están dispuestas a levantarse en lucha contra el sistema podrido de explotación y opresión. Los pueblos se rebelan, no importa si hay lumpenes y / o fascistas entre ellos. Depende de los comunistas liderar a las masas, en la lucha, y dar orientación, combinando las demandas diarias con la lucha por la revolución y el comunismo y no dar lecciones de libros sabelotodo, consejos sabiondos que nadie escucha. Los viejos Estados son cada vez más incapaces de continuar con su forma acostumbrada de gobernar. Cada vez se enfrentan a más desafíos y no logran resolver los problemas, mientras las masas aprenden en la lucha y se templan en la violencia revolucionaria, aprendiendo a diferenciar a los auténticos luchadores de los oportunistas y revisionistas. El sistema de dominación con todo su aparato estatal no tienen nada que ofrecer sino más brutalidad, más reaccionarización, recortando los “derechos civiles” y estableciendo leyes más reaccionarias, dirigidas directamente contra las masas más amplias y profundas del proletariado. Pero nuestra clase encarna el futuro brillante y esto se expresa en la rebelión justa contra el viejo viejpo orden de explotación y opresión.

 

 

Revolucionarios en alemania rechazan ataque de mercenarios del estado imperialista

 

El 10 de enero se celebró la tradicional manifestación anual LLL en Berlín-RFA, en conmemoración de los fundadores del Partidmunista de Alemania y el Gran Lenin. Fue diferente a las manifestaciones de los últimos años. La “tradición” de esta manifestación suele ser principalmente tranquila y bastante aburrida, aparte de las maniobras habituales de la policía. Este año, sin embargo, el Estado eligió un enfoque diferente para la manifestación. Motivados por el menor número de participantes que en años anteriores, debido a la pandemia, obviamente bien dirigidos y comandados por la policía política y por supuesto incitados por su tradicional odio reaccionario contra todos los que se autodenominan comunistas, los mercenarios “Cascos Negros” de Alemania. el imperialismo atacó la manifestación durante más de una hora, golpeó a los participantes, torturó a los ancianos tendidos en el suelo y maltrató a muchos otros. Era obvio que los manifestantes de las más diversas organizaciones no simplemente aceptarían un ataque tan arbitrario y resistirían. Esto es lo que pasó y los ataques de la banda de matones fueron repelidos ola tras ola por los manifestantes. La plataforma de Internet “Perspektive Online” describe la situación de la siguiente manera: “Ellos [la policía] fueron extremadamente brutales, intentaron capturar las banderas de las FDJ y arrestaron a varias personas que vestían camisetas azules de las FDJ. Sin embargo, partes de la manifestación también mostraron solidaridad, portando banderas rojas con hoz y martillo ya su vez fueron atacados por la policía “. El resultado por parte de los manifestantes son 32 detenciones y decenas de heridos, algunos de gravedad. Pero incluso los policías con su equipo antidisturbios, no pudieron escapar del todo a la ira de los revolucionarios, 17 policías resultaron heridos, dos de ellos tuvieron que ir al hospital. El ataque policial fue una demostración de fuerza, pero esta demostración de fuerza fue una lección importante para los revolucionarios presentes. Una lección de lo que significa meterse con esta bestia imperialista, una lección de lo que significa el Estado policiaco que se está estableciendo actualmente y una lección de cómo cualquier ilusión en este viejo Estado podrido se pagará con sangre al final. La tarea de los revolucionarios de la RFA es crear la organización que pueda asumir la lucha en todas las condiciones, perseverar y llevarla hasta el final. Esto significa reconstituir el Partido Comunista de Alemania, en fuerte alianza con los comunistas de todo el mundo. Un lema con grandes implicaciones para el Movimiento Comunista Internacional brilló a lo largo de las luchas: “¡Por la Nueva Organización Internacional del Proletariado!

 

Por último, pero no menos importante, es el hecho sobre el que queremos llamar la atención de nuestros lectores, es decir, la publicación de DOCUMENTOS DEL I CONGRESO DEL TKP / ML en inglés. Por lo tanto, cargamos el documento en ci-ic.org.