International Comunista

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filtrar por categorías
Artículos
Declaraciones
Documentos
Nuevo Brasil
sin categoría

Algunas Consideraciones Sobre el Actual desarrollo de la Situación en Afganistán

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

 

 

Algunas Consideraciones

Sobre el Actual desarrollo de la Situación en Afganistán

 

 

 

Introducción

 

Nos reafirmamos en que la contradicción principal en el mundo actual es entre el imperialismo y las naciones oprimidas. Esta contradicción se concreta en guerras locales, regionales y mundiales. La base de la revolución mundial proletaria es el Tercer Mundo y en él el campesinado es la clase más numerosa y, por lo tanto, la fuerza principal, y el proletariado es quien dirige a través de su partido. La revolución es la tendencia principal y se desarrolla de manera desigual en todos los países. El imperialismo no es uno solo y está conformado por el imperialismo yanqui, la superpotencia imperialista hegemónica única, el imperialismo ruso, la superpotencia atómica y las demás potencias imperialistas. Existen en colusión y pugna.

 

Ésta se desarrolla cada día más y más, por ejemplo, como lo muestran eventos recientes en el llamado Medio Oriente Ampliado (MOA), allí se da la colusión entre los Estados Unidos y Rusia, también hay colusión entre ellos y las potencias como Alemania, Francia, China y vemos alineaciones de países atrasados, en defensa de los intereses de los explotadores no de sus pueblos, como Irán, Egipto, Siria, Turquía, Arabia Saudita, Pakistán, India, etc.

 

La colusión se basa en una pugna creciente y aguda en una guerra comercial y una lucha entre la superpotencia, la superpotencia atómica y otros como Alemania, Japón y China que quieren unir fuerzas y buscar la hegemonización del mundo, pero la pugna por sus propio intereses es más fuerte que la “conveniencia”, porque la pugna es absoluta y la colusión (unidad) es relativa.

 

Negar la contradicción interimperialista que se desarrolla como colusión y pugna entre ellos es falso y peligroso, porque conduce a sostener el “superimperialismo”; no es solo un problema económico, es un problema de contradicciones, de conflictos de intereses específicos y diversos de cada una de las superpotencia, las potencias y las naciones oprimidas que también actúan allí, obviamente no en beneficio de sus pueblos, sino en beneficio de las clases explotadoras. Esta colusión y pugna agita la lucha de clases internacional, sembrando vientos que pueden estallar en una gran conflagración. Es parte de la ofensiva contrarrevolucionaria general que cuenta con el apoyo de los diversos oportunistas y revisionistas.

 

La colusión y la pugna están aumentando por esferas de influencia y nueva división del mundo; es para una mayor explotación del mundo que acumula fuerte capacidad explosiva, especialmente el Tercer Mundo porque es el botín. Asia, África y Latinoamérica siguen siendo zonas explosivas, estas zonas constituyen el caldero que está acumulando más capacidad explosiva volcánica y esto va a producir grandes explosiones mucho más estremecedoras que las que se han dado hasta ahora.

 

 

Asia Occidental y Central

 

El llamado Gran Oriente Medio o MOA es un área de contradicciones más complejas, en la que se encuentra Afganistán. Debemos tener en cuenta que el conflicto más agudo en la región fue la resistencia palestina contra el Estado sionista de Israel hasta finales de la década de 1970, cuando comenzó a pasar a la guerra Irán-Irak, que duró 10 años. Así, el centro de la lucha en la región se desplazó hacia el este, coincidiendo con la invasión soviética de Afganistán en un intento de salir al Océano Índico, una situación peligrosa para los yanquis. Estaba en juego el control del Medio Oriente. Se movió a Irak nuevamente en la década de 1990, para posteriormente trasladarse a Afganistán (y también a Irak) a principios de este siglo y, en la segunda década del presente siglo, a Siria (e Irak).

 

Ahora, ¿a dónde se trasladará? El problema de fondo para los imperialistas es todo el Gran Medio Oriente, la cuestión del petróleo, la situación estratégica de la región y los conflictos de la superpotencia hegemónica con la superpotencia atómica y las potencias imperialistas, el problema de cómo garantizar el control de toda la región, como en el caso de la invasión de la Unión Soviética socialimperialista a Afganistán.

 

Así, vemos una confluencia de potencias y superpotencias. Pero también vemos que hay regímenes de viejos sistemas feudales, de vieja aristocracia, reyesías como las de Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes, Jordania; que todos estos países petroleros y otros ven su situación amenazada, sus intereses en riesgo. Y que los diferentes participantes tienen sus propios intereses; así, un conjunto extremadamente complejo de intereses, superpotencias, potencias, naciones oprimidas, regímenes podridos que pueden caer y los intereses del pueblo árabe explotados por el imperialismo y por los propios regímenes nativos. Pero la superpotencia, las potencias y sus lacayos están tomando las decisiones, los pueblos árabes están pospuestos en todos esos países.

 

En esta región vemos varias contradicciones en desarrollo y retorcidas. La principal es la contradicción entre imperialismo y naciones oprimidas. El segundo clasificado es la contradicción interimperialista. A partir de estas contradicciones surgen las que son expresadas vulgarmente por los medios burgueses como: gobierno vs oposición democrática; ISIS vs gobierno; la cuestión kurda; la intervención rusa en Siria respaldando al gobierno contra la oposición y el ISIS; intervención de los EE.UU. encubierta como apoyo a la oposición y los kurdos contra ISIS; La guerra turca en Siria como guerra contra los kurdos (PKK); guerra israelí contra Irán, sus milicias chiítas y contra Hezbollah.

 

Siria esá dividida en tres partes y dos esferas de influencia . Después de una década de guerra, Siria está dividida entre el imperialismo ruso y el yanqui. Hay tres zonas relevantes (sin mencionar las pequeñas áreas en las que ISIS u otros grupos dominan). La primera y más grande es una zona ruso-iraní-siria gobernada por el régimen de Assad; el segundo es una zona en las costas orientales del Eufrat, dominada por los yanquis que cuentan con sus mercenarios kurdos del PKK (estos pocos pozos de petróleo son lo que ganó el imperialismo yanqui en los diez años de guerra); en tercer lugar, hay una pequeña zona en el noroeste de Siria dominada por Turquía, otra marioneta yanqui más autónoma.

 

 

Sobre la historia de Afganistán

 

A principios del siglo XIX, después de la muerte de Fateh Khan, Afganistán entró en un período de guerras (civiles) más o menos constantes y amenazas de invasión extranjera. Punjab y Cachemira se perdieron para el Imperio Sikh. En 1837 terminaron las guerras afgano-sij. En 1838, los británicos invadieron Afganistán y reemplazaron a Dost Mohammad con Shah Shuja Durrani. El período hasta 1842 se conoce como la Primera Guerra Anglo-Afgana, que resultó en la famosa destrucción del ejército de Elphinstone y la retirada británica. Rusia extendió su influencia y en 1878 los británicos iniciaron la Segunda Guerra Anglo-Afgana con su títere en la India, el Rajá británico. La Tercera Guerra Anglo-Afgana se libró después de la Primera Guerra Mundial, donde Afganistán obtuvo oficialmente el reconocimiento de los británicos como nación independiente.

 

El llamado Partido Democrático Popular de Afganistán, PDPA, asumió el gobierno en 1978. En primer lugar, inició un genocidio, matando a decenas de miles, especialmente comunistas. En la víspera de Navidad de 1979, la URSS socialimperialista invadió Afganistán, lo que provocó una década de la llamada guerra de representación. Esto converge con el inicio de la ofensiva estratégica de la revolución mundial proletaria. Los más de medio millón de soldados rusos fueron incapaces de derrotar al pueblo afgano y a unos 250.000 muyahidines, apoyados principalmente por el imperialismo yanqui y el británico. Los “talibanes” se hicieron cargo sin lograr estabilizar el control del país.

 

El 7 de octubre de 2001, los yanquis acompañados de una alianza internacional invadieron Afganistán para eliminar a sus antiguos aliados. El número de muertos no se cuenta, más de doscientos mil murieron. También murieron alrededor de 3500 invasores, en su mayoría soldados yanquis (~ 2500). Los lacayos afganos del imperialismo yanqui perdieron unos 65.000 hombres.

 

Más de dos siglos de guerra, tanto interna como contra los cruzados extranjeros, con pequeños descansos, especialmente las últimas cuatro décadas de guerra moderna, molderaron al pueblo afgano. Un Pueblo, cuyos hijos e hijas se crían dentro de la lucha armada como una normalidad cotidiana, hecho que prueba que el cuestionamiento de la lucha armada en nuestra colina es una absoluta necedad. La lucha armada es una realidad y no hay alternativa, para nadie.

 

 

Las relaciones entre los EE.UU. y los Talibanes en la última década del siglo XX

 

En primer lugar hay que destacar la aparición del movimiento llamado talibán: “Jalaluddin Haqqani, un aliado estadounidense de la Guerra Fría … fundador de la temida red militante Haqqani [parte de los talibanes y afiliada a Al Qaeda] … entre los apoderados más cercanos de la agencia de espionaje militar de Pakistán, Inter-Services Intelligence, conocida como ISI. … Esa relación se forjó en la década de 1980, cuando tanto Jalaluddin Haqqani como el ISI eran aliados favoritos de Estados Unidos …”[NYT: “Los talibanes dicen que el fundador de Haqqani ha muerto. Su grupo es más vital que nunca”, 4 de septiembre de 2018]. “Aunque los talibanes tienen un fuerte impulso endógeno, según los comandantes talibanes el ISI orquesta, sostiene e influye fuertemente en el movimiento. … Directa o indirectamente, los ISI parecen ejercer una influencia significativa en la toma de decisiones estratégicas y en las operaciones sobre el terreno de los talibanes … controlan las unidades insurgentes más violentas … confirmaron que los ISI están incluso representados, como participantes u observadores, en el consejo de liderazgo supremo de los talibanes …” [Crisis States Discussion Papers: “THE SUN IN THE SKY: THE RELATIONSHIP BETWEEN PAKISTAN’S ISI AND AFGHAN INSURGENTS”, junio de 2010] El ISI es un producto directo del imperialismo británico y yanqui, que domina Pakistán. Por lo tanto, no se trata de cuestionar si los imperialistas fundan, lideran y dirigen el movimiento llamado Talibán. La cuestión es cuán firme es el control.

 

En vista de los desarrollos actuales, es importante mirar la historia de las relaciones entre los Estados Unidos y los talibanes, es decir, de los “feudos” pastún de Afganistán, que según las fuentes consultadas fracasaron porque los Talibanes siempre ponían exigencias económicas más altas para dar su acuerdo a los proyectos de los monopolios yanquis, porque no tenían el control de todo el territorio y sobre todo no podían brindar seguridad a la zona por donde debería pasar los ductos de petróleo y gas y, finalmente, porque con la llegada de Osama Ben Laden el gobierno Talibán cada vez más aumentaba sus ataques verbales contra el gobierno yanquis.

 

Relaciones de Estados Unidos con los talibanes, algunos datos de los medios:

 

Estados Unidos quiere buenas relaciones (con los talibanes), pero no puede buscarlas en público mientras las mujeres afganas estén oprimidas”, por lo que hay que hacerlo en secreto. (CNN: Estados Unidos en una posición diplomática difícil al tratar con los talibanes de Afganistán ”, 8 de octubre de 1996).

 

“… algunas empresas occidentales se están moviendo hacia los talibanes” … “Varias empresas estadounidenses y francesas están interesadas en la construcción de gasoductos por el centro y sur de Afganistán, a través del área que incluye las 23 partes del país controladas por los talibanes “(IPS: · Política: ONU considera embargo de armas a Afganistán”, 16 de diciembre de 1997, http://www.oneworld.org/ips2/dec/afghan.htlm)

 

Según el Wall Street Journal, los imperialistas están interesados en hacer de Afganistán un país de transferencia para la exportación de las enormes reservas de petróleo y gas y otros recursos naturales de Asia Central. Te gusten o no, según el Wall Street Journal, los talibanes son los actores en Afganistán con más probabilidades de lograr la paz en este momento. (WSJ, 23 de mayo de 1997)

 

“La administración Clinton ha llegado a creer que una victoria de los talibanes (…) proporcionará un contrapeso a Irán (…) y nuevas rutas comerciales que podrían debilitar la influencia rusa e iraní en la región” (NYT, 26 de mayo 1997)

 

El International Herald Tribune informó, en el verano de 1998 sobre la administración Clinton está negociando con los talibanes sobre posibles rutas de oleoductos y gas natural desde Turkmenistán a través de Afganistán y Pakistán hasta el Océano Índico.

 

Para la administración Bush quedó claro que los talibanes no se veían a sí mismos en condiciones de desempeñar el papel de gobierno pro-estadounidense. Reconocieron una visión cada vez más antiamericana en los talibanes.

 

Según diversas fuentes, con la llegada de Osama bin Laden a Afganistán y tras los atentados con bomba en África Oriental, los talibanes adoptaron tonos cada vez más agresivos: contra EEUU, la ONU, los saudíes.

 

Sobre las negociaciones relacionadas con los oleoducto y gasoducto los Estados Unidos y los talibanes, sucedió que también:

 

Los talibanes hicieron más demandas y fueron más allá de los $ 100 millones presupuestados a mediados de año. Querían suministro de agua, líneas telefónicas y eléctricas, así como un grifo en el oleoducto para llevar petróleo y gas a Afganistán. Unocal comenzó a sospechar y finalmente abandonó sus planes después del bombardeo de las embajadas en África Oriental ”. (Editorial:“ Unocal & Afghanistan ”, · en Oil & Gas International, 29 de octubre de 2001, http: //www.oilandgasinternational. Com / departaments / from_editor / 10_29_01.html)

 

 

Significado Estratégico de Afganistán

 

Afganistán es considerado como la puerta de entrada a Asia Central y la región del Caspio y clave para el control del MOA.

 

Una conferencia de Brookings Institution (mayo de 2001) muestra que la explotación de los recursos energéticos del Caspio y Asia era una prioridad absoluta para la administración Bush. Según el informe del gobierno: la “creciente demanda internacional de petróleo para aumentar la presión sobre los mercados internacionales de petróleo y el La disponibilidad de aceite asegurará ”. Las economías asiáticas en desarrollo y el crecimiento de la población, especialmente en China e India, serán un contribuyente importante a este aumento de la demanda. (…) Durante la última década, se han discutido varias opciones para construir ductos de gas natural del Caspio. región para abastecer el mercado asiático ”.

 

Afganistán como eje del dominio de Asia Central:

 

En el libro, “La única potencia mundial, America’s Strategy for Domination (1997), un estudio del Council on Foreign Relations (Council on Foereign Raltions, CFR)” se analiza el tema de una planificación estratégica detallada para futuras intervenciones estadounidenses en la región. El autor es Zbigniew Brzezinski, ex- asesor de seguridad nacional de 1977 a 1981 en la administración Carter.

 

Brzezinski escribe que el control sobre los países de Asia Central es la clave para gobernar Eurasia. Según el cual, Rusia y China. limitan con Asia Central y son las dos principales potencias que podrían amenazar los intereses estadounidenses en la región, siendo Rusia la mayor amenaza. Por lo tanto, Estados Unidos debe controlar y manipular a las potencias vecinas “más débiles”, por ejemplo, Ucrania, Azerbaiyán, Irán y Kazajstán para contrarrestan los avances de Rusia y China destinados a controlar las reservas de petróleo y gas natural y los demás recursos naturales de la región de Asia Central: de Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán.

 

Brzezinski escribe que “si China y Rusia llegarían a dominar Asia Central, sería una amenaza directa para el acceso de Estados Unidos a los recursos petroleros dentro y fuera de la región, así como en el Golfo Pérsico. Las repúblicas de Asia Central “tienen (…) importancia de política de seguridad e histórica porque al menos tres de sus vecinos inmediatos y más poderosos, aquí Rusia, Turquía e Irán, siempre han tenido intenciones y China siempre ha tenido mayores intereses políticos en la región “.

 

El auge económico en Asia ya está provocando una avalancha masiva de exploración y explotación de nuevas energías, y la región de Asia central y la cuenca del Caspio son bien conocidas reservas de gas y petróleo que ponen en la sombra las de Kuwait, el Golfo de México o el Mar del Norte”.

 

Una vez que haya gasoductos en la región, las reservas de gas natural verdaderamente gigantes de Turkmenistán prometen su pueblo un futuro próspero (…) Una resurrección islámica, que ya está recibiendo apoyo externo de Irán, pero también de Arabia Saudita, probablemente inspirará nacionalismos agresivos que se opondrán a cualquier reintegración bajo el gobierno ruso, y otras potencias consideradas como incrédulas”. “Pakistán busca ganar profundidad geoestratégica a través de la influencia política en Afganistán – y evitar que Irán haga lo mismo e interfiera en Tayikistán – y capitalizar cualquier nuevo oleoducto que conecte Asia Central con el Mar Arábigo”. ” Los políticos perspicaces en el liderazgo de Rusia también reconocen que la explosión demográfica que se está produciendo en los nuevos estados de la frontera sur de Rusia podría crear una situación precaria si estos estados no pueden mantener su crecimiento económico “. ” Turkmenistán (ha) examinado activamente las posibilidades para la construcción de un nuevo oleoducto a través de Afganistán y Pakistán hasta el Mar Arábigo “(…)”

 

“Por lo tanto, el interés principal de Estados Unidos debe ser ayudar a garantizar que ninguna potencia individual obtenga el control sobre esta área de importancia geopolítica y que la comunidad mundial tenga un acceso aquí económico y financiero sin obstáculos”.

 

La creciente práctica económica de China en la región y su interés en su independencia también son congruentes con los intereses de Estados Unidos”. “Estados Unidos es la única superpotencia en el mundo de hoy, y Eurasia es el escenario central. Por lo tanto, la cuestión de cómo se distribuye el poder en el continente euroasiático será de vital importancia para la supremacía global y el legado histórico de Estados Unidos ”.

 

En el medio de Eurasia, el espacio entre una Europa en expansión y una China regionalmente emergente seguirá siendo geopolíticamente un agujero negro mientras Rusia no haya penetrado todavía en ninguna autodefinición posimperial, mientras que la región al sur de Rusia: los Balcanes euroasiáticos. – Un caldero de etnias. Los conflictos y las rivalidades de grandes poderes están amenazados ”.

 

En este contexto, depende de cómo Estados Unidos trate con Eurasia. Eurasia es el continente más grande de la tierra y es geopolíticamente axial. Un poder que gobierne Eurasia gobernaría dos de las tres regiones más desarrolladas y económicamente productivas del mundo. Casi el 75 por ciento de la población mundial vive en Eurasia, y sus tierras y negocios contienen la mayor parte de la riqueza material del mundo. Eurasia representa el 60 por ciento del producto nacional bruto mundial y aproximadamente las tres cuartas partes de los recursos energéticos conocidos del mundo”.

 

Si se usa una terminología que recuerda a la época más brutal de los imperios del viejo mundo, entonces los tres imperativos más importantes son la geoestrategia imperial: evitar la colusión entre los vasallos y preservar su dependencia de la seguridad, mantener dóciles a los estados tributarios y protegerlos para asegurar que los “pueblos bárbaros no se unan”. “A partir de ahora, Estados Unidos se enfrenta a la cuestión de cómo puede hacer frente a las coaliciones regionales que quieren expulsarlo de Eurasia y, por lo tanto, amenazar su estatus como potencia mundial”. “ Por lo tanto, el respaldo a los nuevos estados postsoviéticos – para un pluralismo geopolítico en el área del antiguo poder soviético – debe ser una parte integral de la política que debe inducir a Rusia a ejercer su Opción europea sin peros. Tres de estos estados tienen una importancia geopolítica particular, a saber, Azerbaiyán, Uzbekistán y Ucrania. (…) Uzbekistán, el estado de Asia central más vital y densamente poblado en términos de población, representa el principal obstáculo para cualquier control renovado de Rusia sobre la región. Su independencia es de crucial importancia para la supervivencia de los demás estados de Asia central, y todavía es mejor defenderse de la presión rusa”.

 

Brzezinski también señala:

 

Dado el clima de la gente en el horizonte político de Europa y Asia, cualquier política estadounidense exitosa debe centrarse en Eurasia en su conjunto y guiarse por un plan geoestratégico. (…) Esto requiere un alto grado de táctica y manipulación para que no se forme una coalición de oposición que, en última instancia, pueda poner en tela de juicio la primacía de Estados Unidos (…) “.

 

De lo expuesto se puede concluir la importancia para el imperialismo yanqui de dominar Afganistan para su dominación global, porque si se asegura su control, obtiene el control sobre la región clave de Asia Central.

 

Pero, los yanquis han cosechado solo fracasos en la guerra de conquista en Afganistán, ¿qué conclusiones deben sacar los yanquis de este hecho y cuáles son sus planes para la zona? Esa es la cuestión y ellos tienen que seguir la logíca de todos los reaccionarios:

 

“Provocar disturbios, fracasar, volver a provocar disturbios, fracasar de nuevo, y así hasta la ruina; ésta es la lógica de los imperialistas y de todos los reaccionarios del mundo frente a la causa del pueblo, y nunca marcharán en contra de esta lógica. Esta es una ley marxista.”

 

Presidente Mao: “Desechar las ilusiones, prepararse para la lucha” (14 de agosto de 1949)

 

 

Panorama Actual

 

El llamado “Acuerdo para llevar la paz a Afganistán entre el Emirato Islámico de Afganistán, que no es reconocido por los Estados Unidos como un Estado y que es conocido como “los talibanes” y los Estados Unidos de América”, contiene primero para “prevenir el uso de suelo de Afganistán por cualquier grupo o individuo contra la seguridad de los Estados Unidos y sus aliados ”y la“ retirada de todas las fuerzas extranjeras de Afganistán ”. Esto se explica a continuación (extractos):

 

“Estados Unidos se compromete a retirar de Afganistán a todas las fuerzas militares de los Estados Unidos, sus aliados y socios de la Coalición, incluido todo el personal civil no diplomático, contratistas de seguridad privada, entrenadores, asesores y personal de servicios de apoyo …”

 

El Emirato Islámico de Afganistán … enviará un mensaje claro de que aquellos que representan una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados no tienen cabida en Afganistán, e instruirán a los miembros del Emirato Islámico de Afganistán … no cooperar con grupos o individuos que amenacen la seguridad de Estados Unidos y sus aliados ”.

 

“El Emirato Islámico de Afganistán … no proporcionará visas, pasaportes, permisos de viaje u otros documentos legales a quienes representen una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados para ingresar a Afganistán”.

 

“Estados Unidos y el Emirato Islámico de Afganistán … buscan relaciones positivas entre sí y esperan que las relaciones entre Estados Unidos y el nuevo gobierno islámico afgano posterior al asentamiento, según lo determinado por el diálogo y las negociaciones intra-afganas, sean positivas . “

 

“Estados Unidos buscará la cooperación económica para la reconstrucción con el nuevo gobierno islámico afgano posterior al asentamiento … y no intervendrá en sus asuntos internos”.

 

Puede verse como la prueba política de que los yanquis y los talibanes están haciendo un trato de “mutua conveniencia” para ambos, por un lado, el imperialismo estadounidense ganará un predominio “estable” sobre Afganistán y pondrá fin a una guerra que no pudieron ganar, por otro lado, los talibanes. son reconocidos como socios, no enemigos.

 

Es un trato que estaría subordinando a los talibanes bajo los Estados Unidos, las relaciones bajo el imperialismo no son de iguales sino de sujeción y violencia, que convierte a Afganistán en una “esfera estable” de influencia para los yanquis, dirigida explícitamente contra quienes amenazan la “seguridad de Estados Unidos y sus aliados”. Menos explícitos parecen ser para Rusia, China e Irán. Por lo tanto, los yanquis ofrecen la “ventaja de la esperanza de democracia e igualdad en Afganistán”, como se le llama en los medios occidentales. Es de destacar que este acuerdo es el resultado de veinte años de guerra. Solo se negocia lo que se se ha ganado o perdido en el campo de batalla. La vieja relación yanqui-talibán está de regreso. Es de suponer que en estos veinte años de guerra se han producido cambios de la correlación de fuerzas políticas a lo interno de los talibanes que hacen posible este trato de conveniencia; es de suponer por tanto, que los yanquis pese a haber tenido derrotas en el campo de batalla han dirigido operaciones certeras para golpear en lo alto de la dirección y bases talibanes a las fuerzas más hostiles. Hay que extraer las enseñanzas correspondientes para nosotros, por eso el Presidente Gonzalo, ha insistido tanto en desarrollar las contraoperaciones nuestras contra tales operaciones que se llevan a cabo dentro de las campañas del enemigo y las contracampañas nuestras.

 

El imperialismo yanqui busca que no se junten las tres fuerzas principales en la región entre sí, Rusia, China e Irán. Esto lo explican varios think-tanks imperialistas:

 

“El presidente Joe Biden se enfrenta a un escenario de pesadilla de consecuencias globales: el aumento de la cooperación estratégica chino-rusa con el objetivo de socavar la influencia de Estados Unidos” y los servicios de inteligencia están advirtiendo sobre “la creciente cooperación estratégica de Rusia con China … para lograr sus objetivos”. (The Atlantic Council: Why la creciente causa común chino-rusa plantea la pesadilla de Biden; https://www.atlanticcouncil.org/content-series/inflection-points/why-growing-chinese-russian-common-cause-poses-bidens-nightmare-scenario/)

 

La influencia de Irán sobre las posibles fuerzas de poder en Afganistán, en particular los combatientes de la Brigada Fatemiyoun reclutados para luchar por el régimen aliado de Teherán en Siria (pero también incluyendo elementos de los talibanes en la parte suroeste del país y algunos grupos armados en el norte) . “Además:” Es casi seguro que Irán extenderá su apoyo, incluso protección y armas si es necesario, a las comunidades chiítas y étnicas tayikas “y” Esta dinámica [iraní] también se refleja en cierta medida en la postura de Rusia y China hacia Afganistán “(Fundación Federico Eber (abreviatura en alemán: FES): Los vecinos aborrecen el vacío; http://library.fes.de/pdf-files/bueros/kabul/17753.pdf)

 

 

“Moscú ve la presencia a largo plazo de la OTAN en Afganistán como una seria amenaza para sus intereses regionales”; “El principal interés de seguridad de Rusia en Afganistán es reducir la propagación del terrorismo y el Islam radical, incluido ISIS, en Asia Central y Rusia”; “Rusia ha percibido históricamente Asia Central como dentro de su esfera de influencia” (es decir, debajo de Afganistán: Kasachstan, Usbekistan, Turkmenistan, Tadjikistan und Kirgisistan); “Rusia tiene como objetivo aumentar su peso regional y, en última instancia, proteger sus futuros intereses de seguridad en caso de un colapso del Estado o una toma de poder de los talibanes (lo que está a la mano después del acuerdo yanqui-talibán); “La futura política de Rusia hacia Afganistán está entrelazada en su compleja dinámica geopolítica con los EE.UU., la UE, … Los vínculos de Rusia y la cooperación de sus agencias de inteligencia con Irán en Afganistán y más allá probablemente complicarán aún más estas dinámicas”; “Rusia tiene pocas ganas de llenar el vacío enviando tropas a Afganistán, no solo por su experiencia fallida en Afganistán, sino porque Moscú ya está involucrado en varios frentes – Siria, Ucrania y Libia – y carece de más recursos”. “Moscú también puede estropear el proceso al reclutar prematuramente figuras regionales del tipo de los hombres fuertes para construir una zona de amortiguación alrededor de la frontera norte”. (FES: Meeting in the Middle? Russia, Afghanistan, and Europe; http://library.fes.de /pdf-files/bueros/kabul/16999.pdf)

 

En otro documento, la FES afirma: “Beijing parece cada vez más registrar a Afganistán como una prioridad en sus fronteras occidentales”; “China bien podría tratar de acercar Afganistán bajo su ámbito de influencia económica y política, habiendo aludido durante años a la inclusión del país en su Iniciativa de la Franja y la Ruta de miles de millones de dólares”; “En agosto de 2020, China firmó un acuerdo de asociación estratégica con Irán sobre comercio, política y seguridad, lo que le dio a Beijing un punto de apoyo estratégico en el Golfo Pérsico”.

 

El “Informe Final” de los Grupos de Estudio de Afganistán afirma: “Los vínculos de Irán con Afganistán son tanto físicos … como intangibles, en forma de una historia y una cultura compartidas. Irán se ve a sí mismo como un protector de la población chií de Afganistán, que había sido el objetivo de la persecución de los talibanes cuando el movimiento controlaba Afganistán a fines de la década de 1990, y sus conexiones de larga data con los líderes chiítas le dan cierta prominencia en la política interna afgana. Después de 2001, se informó que Irán había sido útil para los objetivos generales de Estados Unidos … La posición de Irán cambió … a … un apoyo discreto a los enemigos de Estados Unidos, incluidos los talibanes. … Irán tiene una influencia significativa en la política nacional afgana, que utiliza para apoyar los intereses de la población chií afgana, frustrar los intereses de Estados Unidos y, de otro modo, intentar asegurar resultados políticos que estén de acuerdo con su propia agenda. Irán … no quiere ver el regreso de un régimen talibán … “Pero esto es exactamente lo que sucederá, y aún más”.

 

La Corporación RAND obviamente está de acuerdo con esto, pero lo explica al revés: “Puede que ya no estés interesado en la guerra, pero la guerra está interesada en ti”. citando a Trotzky. Y resume: „La acción decisiva siempre se ve bien, pero navegar en un mundo turbulento requiere tratar de evitar consecuencias no deseadas, cubrir apuestas, no excluir opciones y, sobre todo, responder a eventos inevitables. En algunos casos, como en Afganistán, esto significa apuntar a asegurar el resultado menos malo. ”(The RAND Corporation: Getting Out of Forever Wars: ¿Cuáles son las opciones de Biden en Afganistán?; Comentario de Brian Michael Jenkins; https: // www. rand.org/blog/2021/03/getting-out-of-forever-wars-what-are-bidens-options.html)

 

El imperialismo yanqui tiene que actuar. Pero, ¿qué hacer? En primer lugar, traer de vuelta a Irán bajo el control del imperialismo yanqui. Lo perdieron después de la “revolución iraní” (el momento histórico del comienzo de la ofensiva estratégica de la revolución mundial proletaria) sobre la que se montaron los mulás.

 

Es obvio que necesitan manos libres para manejar el problema. Un enfoque que sirve para esto son los Acuerdos de Abraham, un tratado para “normalizar” las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos. Otros posibles signatarios son Indonesia, Mauritania, Omán, Pakistán, Arabia Saudita y Uzbekistán.

 

Pero, ¿cómo recuperar el predominio sobre Irán? Violencia y tratos. Actos de guerra directos contra Irán como el aniquilamiento del jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, actos de guerra indirectos a través de las FDI, sabotaje, asesinato, espionaje, etc., etc. Trata, por ejemplo, del programa atómico iraní, lo corta, genera presión y ofreciendo nuevas ofertas. Nuevos acuerdos que han ampliado el contenido: “El representante especial de Estados Unidos para Irán, Elliott Abrams … insistió en que abordar el programa de misiles de Teherán y el comportamiento regional en un nuevo acuerdo sería un mejor trato, y agregó que una de las grandes deficiencias del acuerdo nuclear de 2015 … ”(The Atlantic Concil, El riesgo de un acuerdo demasiado de corto alcanze con Irán)

 

Nota sobre el asesinato de Qasem Soleimani: Los yanquis actuaron en este caso como dijimos anteriormente al influir en las contradicciones internas de los talibanes. Mataron a Soleimani porque estaba demasiado cerca de los rusos. El ex ministro de Defensa de Irán, Hossein Dehghan, declaró: “Bueno, por ejemplo, cuando los rusos llegaron a Siria [en 2015] para luchar contra el ISIS, tuvimos varias reuniones con Hajj Qasem sobre diversas cuestiones de apoyo y comunicación con los rusos … Se suponía que tenía una reunión con el presidente Vladimir Putin en Moscú antes de la reunión con Qasem y los rusos, que en realidad llevó a los rusos a entrar en Siria … Fue el arte de Qasem para persuadir al Sr. Putin …” [Jerusalem Post: “Qasem Soleimani’s life: Secrets of his role with Turkey, Russia, Syria”, 17 de febrero 2020].

 

Los acuerdos también son favorables para los Yanquis en lo que respecta al desarrollo en Yemen, donde los Yankees, así como Irán, son activos a través de terceros. La Corporación RAND escribió en un informe en el que también trabajó la Oficina del Secretario de Defensa de los Yanquis y el Departamento de Estado titulado “Construyendo una paz duradera en Yemen”: “… un enfoque coordinado para la seguridad de Yemen. Este enfoque debe ser coherente y enfatizar los intereses mutuos en un Yemen estable y pacífico. En los últimos meses, incluso Irán ha indicado que está más dispuesto a apoyar las negociaciones y contribuir al proceso de paz, para que no quede marginado en cualquier trato que los hutíes hagan con su rival Arabia Saudita. Este progreso debe ser bienvenido y alentado a medida que la comunidad internacional construye un marco amplio para el proceso de paz”.

 

Esta sería la forma inteligente, con menores costos y riesgos. Reconciliación. La otra forma es tratar de conquistar Irán, probablemente fracasar (como siempre), pero destruir su unidad nacional, creando caos – balcanización, como en Irak, Siria, Yemen, etc. Para tener éxito en una u otra opción, los yanquis tienen que romper la dependencia de Irán de Rusia y China. Como se puede ver en Bielorrusia y Ucrania no es el momento de iniciar el enfrentamiento directo ni con Rusia, ni con China (ver el conflicto sobre el Taiwán ocupado y en el mar del sur de China).

 

Pero esto ilustra exactamente lo que los Yanquis están tratando de hacer: crear problemas para Rusia y China para que tengan que enfocarse en estos temas y no en Irán. La agresión imperialista contra Ucrania, Siria y Bielorrusia o el affaire Alexei Navalny (al igual que Faezeh Hashemi en Irán o Ai Weiwei en China) son ejemplos bien conocidos de exactamente esta táctica de provocar problemas contra Rusia. Lo nuevo será la presión sobre las fuerzas “terroristas islámicas”. Después de que los yanquis hayan resuelto el problema de Siria, Irak, Kurdistán, Yemen y Afganistán, buscan impulsar el “terrorismo islámico” hacia el este y el norte desde Afganistán. Hacia China y Rusia, principalmente Rusia como principal oponente (superpotencia atómica). Ver la agitación de los medios occidentales con respecto al pueblo uygur en China, y no se olvide del Movimiento de Independencia del Turquestán Oriental como amenazas para el régimen fascista del socialimperialismo (nota: así como el inmenso número de levantamientos (militantes) en China contra la corrupción, para mayores salarios y mejores condiciones de vida y de trabajo). Véase también el caso de Chechenia y otros enfoques “islamistas” en Rusia y en “sus” naciones oprimidas.

 

Los Yanquis están tratando de evitar sus propias bajas como resultado del continuo fracaso militar desde la Segunda Guerra Mundial (excepto el genocidio en Granada). Entonces cambian sus enfoques militares sobre la base de su fracaso, esa es la diferencia importante con la guerra contra Vietnam. Utilizan principalmente fuerzas especiales y mercenarios como carne de cañon: turcos, kurdos, saudíes y futuros talibanes. Están utilizando un sistema mundial de bases, satélites, misiles de largo, medio y corto alcance (ofensivos y defensivos), fuerzas aéreas, portaaviones, acorazados, submarinos, drones, etc. para hacer prevalecer su predominio hegemónico (la llamada “estrategia de guerra de Obama”). Utilizan la guerra de baja intensidad (abreviaturas en inglés: LIC) para alcanzar objetivos políticos limitados . Una guerra contrasubversiva que han aprendido no solo de su propia experiencia, sino también de los “huns” alemanes en ahogamiento del levantamiento de los Boxer que pasó a las SS asesinas, transferida directamente al imperialismo francés en la guerra de Indochina, desarrollada por ejemplo en Argelia. De esta manera, Estados Unidos puede intentar escindir a Irán de sus aliados, completando cada vez más el cerco al imperialismo ruso y, de paso, cortando la “Nueva Ruta de la Seda” a China.

 

Pero nunca olvidaremos que el imperialismo, principalmente el imperialismo yanqui como superpotencia hegemónica única, se encuentra en su crisis general y última, en avanzado estado de descomposición. Están en declive inevitable. Están condenados. Se enfrentan a los miles de millones de masas en todo el mundo, especialmente en el Tercer Mundo, que rechazan seguir viviendo de rodillas y está dispuestas a luchar hasta la muerte, pero resucitan en la lucha. El Movimiento Comunista Internacional avanza en superar la dispersión. Marcha a la Conferencia Internacional Maoísta Unificada y a la Nueva Organización Internacional del Proletariado (NIOP). Se reconstituyen nuevos partidos comunistas marxistas-leninistas-maoístas militarizados. Para iniciar nuevas guerras populares y las guerras populares existentes superarán sus dificultades. El viejo topo está osando. Caerá el gigante con pies de barro. El comunismo será realidad.

 

Finalmente, algunas palabras más sobre el propio Afganistán. Estamos plenamente convencidos de que el pueblo de Afganistán, nuestra clase y su vanguardia en Afganistán inevitablemente triunfarán, persistiendo en la forma principal de lucha, la lucha armada, es decir, la guerra popular, la principal forma de organización, el ejército (el partido dirige), movilizando, politizando, organizando y armando audazmente a las masas, principalmente a los campesinos pobres como fuerza principal de la revolución (el proletariado es la fuerza dirigente).